•  |
  •  |
  • END / Canal 11

El presidente del Banco Central de Nicaragua (BCN), Antenor Rosales, dijo que puede responder por los datos de la cooperación venezolana que fueron publicados en el sitio web de esa entidad y que suman 184,9 millones de dólares, no por los brindados por el presidente Daniel Ortega en mayo pasado, cuando aseguró que la colaboración del país suramericano sumaba 520 millones de dólares.

¿Acreedores? ¿No es que no hay deuda?
“La información que ustedes han visto en el sitio web es la oficial y por la que puedo responder yo, porque es lo que había recibido el país de Venezuela hasta diciembre de 2007, según el reporte de diversas entidades públicas y acreedores”, dijo Rosales al ser consultado por EL NUEVO DIARIO.

El informe del BCN publicado el pasado 1 de septiembre, dividió la cooperación venezolana recibida en 2007 en tres grandes rubros: la cooperación petrolera por un monto de 69.3 millones de dólares; la cooperación bilateral en donaciones y préstamos a los sectores públicos y privados por 69.1 millones de dólares, así como 46.4 millones de dólares en lo que llama “Inversión Extranjera Directa”.

“Son esas cifras las que tenemos y estoy casi seguro de que el presidente Ortega, cuando brindó las cifras de los 520 millones hace unos meses, incluyó el dinero de las plantas que están pendientes de venir y que suman 60 megavatios, pero te repito, en el caso de 2007, respondo por lo que ha sido publicado en la página web”, dijo Rosales.

Y ese hueco financiero de más de 330 millones de dólares, ¿quién lo puede explicar?, se le consultó a Rosales, y respondió: “Mirá, eso sólo te lo puede responder el mismo presidente Ortega, pero te repito, que estoy casi seguro de que en esa ocasión informó la cooperación de 2008 y que cubre parte de 2009, porque entiendo que esas plantas vienen hasta en marzo del próximo año”.

Rosales invitó a ver la publicación de los datos, como un esfuerzo del Gobierno por “transparentar” el manejo de la cooperación externa que ha sido sumamente cuestionada por diversos sectores, pero no pudo explicar las diferencias.

La confesión de Guevara y Caruna
El informe del BCN confirma las publicaciones que ha hecho EL NUEVO DIARIO, sobre el mecanismo “inventado” por el Gobierno para manejar el fondo petrolero a través de la cooperativa paraestatal ALBA-Caruna, que administra la cooperación con la factura petrolera que Venezuela concede a Nicaragua, y que financia proyectos sociales al gobierno, que son ejecutados por empresas ligadas a altos funcionarios públicos que a la vez son miembros de la jerarquía del gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN).

La cooperación venezolana es la responsable a través de ALBA-Caruna de complementar el financiamiento de importantes proyectos impulsados por el Gobierno, como Hambre Cero, Usura Cero, Seguridad Alimentaria, Calles Para el Pueblo y Casas Para el Pueblo, entre otros, con 33.5 millones de dólares, que se manejan al margen del Presupuesto General de la República y que corresponden al llamado Fondo Alba para programas sociales.

Se caen otras mentiras
Esto deja en evidencia, una vez más, las mentiras que se dijeron cuando una investigación periodística de EL NUEVO DIARIO descubrió que Tecnosa, de Francisco López, y Sinergia, de Mario Salinas, habían sido contratadas sin licitación para la construcción de las casas del proyecto de “El Pueblo Presidente” en el antiguo casco urbano de Managua.

Al estallar el escándalo, el asesor económico de la Presidencia, Bayardo Arce, dijo en el ahora extinto programa “El 2 en la Nación”, que en ese caso no se tenía que realizar licitación porque las casas eran construidas con fondos privados venezolanos, versión que se volvió “puente” cuando EL NUEVO DIARIO reveló que el dinero provenía de los fondos del INSS, y que ahora es ratificado por el informe del BCN, como préstamos para inversión pública.

“Sobre aspectos puntuales como éste no puedo darte mayores datos, porque como te digo, es la información que hemos recabado con diversas entidades públicas, con entes del Estado, acreedores, y, por tanto, me remito a señalarte que es la información oficial con la que contamos”, indicó el presidente del BCN al ser consultado al respecto.

La cooperativa, según el reporte, maneja un fondo de hasta 35.5 millones de dólares, de los 184.9 millones reportados al cierre de 2007 en concepto de cooperación venezolana, y que el BCN ubica como préstamos PDVSA/ALBA-Caruna y que, por lo tanto, son deuda pública manejada al arbitrio presidencial.

Entre estos préstamos se encuentran los reportados por el presidente de Petronic, vicepresidente de Albanisa, tesorero del Frente Sandinista y representante del Ejecutivo en la mesa de Unión Fenosa, Francisco López, a la Comisión Económica en junio pasado, cuando habló de los créditos que concedió ALBA-Caruna de 29.9 millones de dólares, para solventar deudas de plantas de energía del gobierno, y mantener el subsidio del transporte colectivo en Managua.

Lo no reembolsable
“El financiamiento no reembolsable se destinó a apoyar la generación de energía eléctrica, a subsidiar a los usuarios del transporte público urbano de Managua y a complementar el financiamiento de importantes proyectos impulsados por el Gobierno. Asimismo, a través de la cooperación reembolsable se financió la producción de granos básicos y se destinaron fondos para proyectos sociales”, dice el informe.


¿De aquí salen rótulos, tarimas y flores?
En el rubro Cooperación Bilateral, el segundo de los tres en los que divide el BCN la cooperación venezolana, se ubican donaciones al sector público como 16.4 millones para “apoyo a las actividades gubernamentales de asistencia brindada a las víctimas del huracán Félix”; así como un total de 39.8 millones de dólares en concepto de donaciones en materiales (zinc, alimentos, ropa y combustible) y dinero en efectivo, para “el sector privado”, aunque no precisa nombres de instituciones.

Lo de las plantas
El tercer gran rubro de la cooperación reconocido como “Inversión Extranjera Directa” de Venezuela, son los 46.4 millones de dólares referidos a la instalación de las plantas de generación eléctrica con capacidad de producir 60 megavatios de energía, es decir, las Hyundai “Che” Guevara de Tipitapa, Masaya y Managua. De ese monto, no se explica cuál es la participación que tiene Nicaragua.

¿Y Albanisa?
Un punto importante que se observa en el informe, es que no se menciona por ninguna parte a la empresa mixta Alba Petróleos de Nicaragua (Albanisa), la primera firma que se determinó como la que manejaría los asuntos relacionados al Acuerdo Energético entre Nicaragua y Venezuela.

El acuerdo energético rubricado entre el presidente Daniel Ortega y el presidente Hugo Chávez, establece que el cincuenta por ciento de la factura petrolera será pagado a través de un crédito concesional con 23 años de plazo, dos de gracia y el 2 por ciento de interés.


Petronic paga de contado la importación de cada barril de petróleo que recibe de PDVSA. Pero por disposición de Venezuela y de Nicaragua, Petronic, en lugar de pagar directamente a PDVSA, paga la mitad de esta factura petrolera a los Fondos Alba --25 por ciento mancomunado entre Bolivia, Venezuela, Cuba y Nicaragua, todos miembros del Alba--; y a los Fondos Alba-Caruna --25 por ciento--.

Antes, este último 25 por ciento era administrado por Albanisa, de la cual se desconoce cuál es ahora su función, a pesar de que cuenta con oficinas ubicadas en el centro de convenciones conocido como “El Olofito”, propiedad de empresarios sandinistas. Además, cuenta con una flota vehicular de más de veinte camionetas Toyota Hilux 2008, con logos de Albanisa.

¿Qué cosa es Petronic?
En medio de todo este relajo se desconoce qué pasó con el contrato de arrendamiento de Petronic por 10 años, firmado durante la administración de Arnoldo Alemán, con la compañía Glencore.

El convenio firmado por el ex director General de Ingresos, Byron Jerez, establecía que Glencore administraría Petronic con la participación de un delegado del Estado en una silla de la Junta Directiva. Sin embargo, cuando el presidente Ortega nombró a Francisco López como titular de la entidad, inició un proceso para recuperar el control total de la compañía, a la vez que se echaba a andar un plan para doblar el brazo a la transnacional Esso, a fin de refinar y almacenar el crudo venezolano en sus instalaciones.

Las transacciones de Petronic alcanzaron los 2 mil millones de córdobas en 2007, y para ilustrar el volumen de dinero que ahí circula, basta recordar la confesión que hizo el ex presidente de esa entidad en tiempos de Arnoldo Alemán, Jorge Solís Farias, de que sólo en impuestos se pagaban siete millones de córdobas mensualmente, en esos tiempos y con el petróleo a menos de cincuenta dólares el barril.