•   Siuna, RAAN, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Con un veredicto de culpabilidad fueron fulminados el pasado martes, en un juicio realizado por juez técnico, tres de los cinco acusados por el Ministerio Público de ser los responsable de la masacre perpetrada contra la familia Alaniz Aráuz, ocurrida el pasado 31 de mayo en la comunidad Peñas Blancas, 15 kilómetros al suroeste de Las Quebradas, jurisdicción de Siuna, Región Autónoma Atlántico Norte, en la que murieron a balazos cuatro personas.

Los hermanos Daniel, Bismarck y Joaquín Hernández Martínez fueron declarados culpables por el judicial Felipe Úbeda Prudo, del Juzgado de Distrito Penal de Siuna, por el delito de asesinato en perjuicio de Santos Hilario Alaniz Valle, Marvin Alaniz Aráuz, Álvaro Alaniz Aráuz, Pilar Antonio Flores Espinoza y lesiones contra el niño Santos Hilario Alaniz Aráuz.

Dos prófugos

Junto a los hermanos Hernández fueron acusados por los mismos delitos, Enrique Centeno y Miguel Romero, para quienes existe orden de captura, pero aún huyen.

En el estrado desfilaron la viuda Segunda Aráuz y su pequeña hija, donde ambas relataron lo ocurrido la noche del 31 de mayo, manifestando que lograron identificar a los tres acusados cuando llegaron a su casa haciéndose pasar por policías.

Según el relato de las sobrevivientes, Pilar Antonio Flores, el mozo que pereció en la masacre, abrió la puerta, por lo que los atacantes lo hirieron de un balazo, y posteriormente atacaron a Santos Hilario Alaniz, a quien lo machetearon e hirieron a balazos, pero como sus dos menores hijos trataron de defenderlo, fueron repelidos a tiros, falleciendo de forma instantánea.

La viuda recordó que Daniel Hernández tuvo un problema con su marido porque este llegaba a espiarla cuando ella se bañaba en el río, por lo que habían tenido anteriormente una riña, en la cual Hernández resultó con tres dedos amputados.

“Él llegó en compañía de sus dos hermanos y le gritaban a mi marido que ahora le iba salir caro lo que le hizo en sus dedos”, recordó la viuda.

Comunitarios defienden a asesinos

La defensora pública Yasoara Zamora presentó en el estrado a comunitarios de Peñas Blancas y San Antonio Susún, donde fueron capturados los hechores, quienes los defendieron.

Felícito López Maldonado, quien se identificó como pastor evangélico, dijo ante el judicial que esa noche realizaron un culto religioso en casa de Joaquín Hernández Martínez, mismo que terminó a la medianoche, por lo que dijo que el acusado se encontraba en el culto a la hora de la masacre.

Igualmente coincidieron otros cinco comunitarios quienes relataron que en horas de la noche del día de los hechos vieron a los acusados en sus comunidades.

En los alegatos finales, Isidro Trujillo, abogado acusador particular, pidió un veredicto de culpabilidad para los acusados ya que la defensa no logró desvirtuar la teoría fáctica del Ministerio Publico.

“En nombre de estos niños que crecerán sin padre, por la viuda y la familia donde murieron personas inocentes, entre ellos dos niños en este hecho sangriento, pido un veredicto de culpabilidad”, dijo Trujillo.

En el debate de pena realizado ayer, Raymundo Arróliga, fiscal del Ministerio Público, y el abogado defensor Isidro Trujillo, el primero pidió la pena máxima de 30 años de cárcel para cada uno de los acusados, mientras la defensa solicitó 20 años. El juez anunció que la sentencia se leerá el próximo 24 de julio.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus