•   Isla de Ometepe, Rivas, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Los focos y candiles que todas las noches utilizaba doña Magaly Hernández para alumbrar su humilde vivienda en la comunidad La Playita, en las Isletas de Granada, hace dos años dejaron de ser indispensables.

En su hogar finalmente vieron la luz, a raíz de la instalación de un pequeño panel solar de 50 vatios que los lugareños gestionaron a través de la Asociación Sol y Agua: Maravillas de la Tierra, conformada por unos cincuenta isleños que anhelan el desarrollo de su comunidad.

Doña Magaly ahora se declara doblemente privilegiada porque el aparato lo obtuvo mediante un sorteo que se realizó entre muchas familias que necesitaban la energía.

“Solamente habían cinco paneles solares y éramos muchas familias, entonces tuvieron que rifarlos y yo salí favorecida con uno. Es algo muy bueno”, expresó la señora, contenta porque finalmente sus hijos pueden ver televisión.

Ahora hay otras 26 amas de casa que ya cuentan con un panel en su vivienda; en los próximos dos meses la asociación beneficiará a otras 25 familias más.

La obra es una realidad por las gestiones de Sol y Agua: Maravillas de la Tierra, pero también gracias al apoyo de ABBA, una asociación suiza fundada en 1996, que está muy sensibilizada con relación a los problemas del subdesarrollo.

Dicho organismo tiene presencia en Burkina Faso, Camboya e India y desde 2011 está trabajando en Granada a través de su representante en Nicaragua, Darío Baranzini.

“Sol y Agua nació hace aproximadamente cuatro años, la iniciamos mi familia y otros miembros de la comunidad, pero el año pasado (2011) miembros de ABBA conocieron el proyecto y les gustó lo que estábamos haciendo, entonces decidieron apoyarnos directamente”, relata. Baranzini es dueño de una propiedad en las Isletas y lleva su vida entre Granada y Suiza: fue así que se interesó por el progreso de La Playita.

Acceso al agua es otro anhelo

El agua es otra limitante en la vida de los isleños y para mejorar esa situación ABBA trabaja en la instalación de un sistema de agua potable para cada vivienda, de tal forma que las familias no tengan de continuar acarreando el líquido desde el Lago Cocibolca.

“En una segunda fase queremos instalarles inodoros para que eliminen las letrinas, y nuevos lavanderos empleando un sistema de fito-depuración del agua, nos interesa mucho trabajar de acuerdo a la legislación nicaragüense”, adelantó el suizo.

Aunque el agua potable todavía está en proceso, los isleños ya están accediendo a una red de distribución de agua para el riego de sus parcelas, gracias a una bomba sumergible que alimenta dos tanques con capacidad de 10 mil litros de agua. Ese bombeo se logra con cuatro paneles solares de 125 vatios cada uno y las beneficiadas son once familias pero la meta es incrementar la cifra.

Experimentan diversificación de cultivos

Los huertos familiares o huertos experimentales, es otro de los programas que se impulsan en esta comunidad.

El dirigente, José Andrés Herrera, refiere que están experimentando con rubros que no son propios de la isla, como la cebolla, tomate, zanahoria, remolacha, rábano, apio, pepino y berenjena.

“Lo que tradicionalmente hemos sembrado es maíz, melón y plátano, pero ahora estamos empezando a sembrar otro tipo de alimentos, utilizando productos que no llevan químicos, porque queremos encaminarnos hacia una agricultura orgánica”, enfatizó.

Don Eleuterio Altamirano es el responsable de este programa y ve con mucho optimismo los resultados. “Ahorita solamente estamos sacando para la comida de nuestros hijos, no lo estamos vendiendo, pero en adelante pensamos ofrecer los productos en algún mercado”, indicó, pues su esperanza es mejorar la calidad de vida que llevan.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus