•  |
  •  |
  • END

El procurador de Derechos Humanos, Omar Cabezas, señaló que si el poeta Ernesto Cardenal quiere jugar a la política ahora tiene que aguantar, y que el apoyo que actualmente obtuvo por parte de muchos nacionales no es más que un juego de los “oligarcas”, quienes antes no reconocieron su calidad artística. Los anteriores comentarios fueron calificados por el subprocurador Adolfo Jarquín Ortel como “criterios personales y no de una posición oficial de la institución”.

“Cardenal es un gran poeta, lo dije antes y ahora, pero se dejó manipular. Vaya adónde vaya, que diga si quiere hablar sólo de literatura o de lo que sucede en Nicaragua, y si se mete al terreno de lo mundano y de la política, entonces tiene que ajustarse a las reglas de juego, pues no puede tratar de ponerse más allá del bien y del mal a estas alturas del tiempo”, dijo Cabezas, considerando que para abordar el caso de Cardenal no se puede ver como un hecho aislado, sino que se debe contextualizar.

Por su parte, el subprocurador Jarquín Ortel señaló que las palabras de Cabezas son una opinión particular que no es compartida por todos en la Procuraduría en Defensa de los Derechos Humanos, PDDH.

“Desde hace algún tiempo observo que el procurador Cabezas busca una posición que no está de acuerdo con lo que debe practicar esta Procuraduría de Derechos Humanos. Me parece que no se ha comportado más que como un agitador. Él podrá tener sus razones particulares, pero no comparto su opinión, la forma en que se expresa y su accionar”, dijo el subprocurador.


¡Qué clase de Procurador!
“Sobre el proceso legal ni me meto, pero no se puede hablar de meter preso a Ernesto porque eso sería violar la ley, y lo apoyo aunque no haya venido donde mí, aunque se haya ido a una organización liderada por resentidos. Ahora los ‘gringos’ mandan a Ernesto al Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Cenidh, y por pudor no lo enviaron a la organización de la CIA que es la Comisión Permanente de Derechos Humanos, CPDH”, expresó con toda clase de gestos Omar Cabezas.

Sobre esto último, Jarquín Ortel rechazó los epítetos contra organizaciones como el Cenidh y la CPDH que son organizaciones que han hecho historia en este país.