• Chontales, Nicaragua |
  • |
  • |

La rehabilitación y reestructuración de la planta de tratamiento de aguas negras de la Clínica Médica Previsional Asunción, de Juigalpa, fue realizada por el Ministerio de Salud, para evitar que se siga contaminando el medio ambiente.

El director de la clínica, doctor Pedro Aráuz Téllez, informó que la obra tuvo un costo de 400 mil córdobas, provenientes del Ministerio de Salud.

Explicó que para la llevar a cabo este proyecto, apoyó la Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados (Enacal) de Chontales, que otorgó el aval.

Presentaba fugas
Asimismo, manifestó que se tuvo que reconstruir la planta de tratamiento, porque presentaba problemas de fugas de las aguas negras, perjudicando a los vecinos de los alrededores.

“Todo proyecto nuevo tiene que recibir una impermeabilización por las aguas que recibe o sea que al sellarse los poros, las paredes se impermeabilizan con las aguas y luego la planta de tratamiento dejará de heder”, explicó Aráuz Téllez, al responder sobre el “tufito” que aún se siente, a pesar de que el sitio se maneja limpio.

El Ministerio de Salud adquirió el local de la Clínica Médica Previsional Asunción desde el año 2008, recibiendo un sistema de aguas negras caduco y sin tratamiento.

Hoy la clínica que recibe a diario entre 60 y 70 pacientes y cuenta con 39 camas hospitalarias, tiene una planta de tratamiento para aguas negras en buen estado y con suficiente capacidad.

Fue en dos etapas
Jimmy Calderón, coordinador técnico de Enacal Chontales, explicó que el trabajo se tuvo que realizar en dos etapas; una para la salida de las aguas grises (baño y lavadero) que van a parar a la cuneta, y las aguas negras que van a parar a la planta de tratamiento.

“Era un pozo de absorción lo que había y las aguas negras iban a parar al subsuelo. Era un pozo sin fondo que filtraba y sin tratamiento y ellos (el Ministerio de Salud) mandaban a vaciarlo y botarlo cada 2 o 3 semanas”, dijo Calderón al referirse a cómo antes manejaba el Ministerio de Salud esta situación.

Instalarán biofiltro
Según el coordinador técnico de Enacal Chontales, para evitar que la gente siga quejándose, se necesita hacer una segunda etapa de la planta, que consiste en instalar un biofiltro en la parte oeste del cauce.
“Habrá que llevar una tubería desde ahí hasta la orilla del cauce que está al oeste… El biofiltro anda por más de medio millón de córdobas y hay que comprar el terreno”, reiteró Calderón.

Exactamente frente a la Sala de Emergencia de la clínica se siente un mal olor que proviene de una caja de registro que está en medio del local y que al parecer está tapada pero no sellada.

Respecto a esa situación, Calderón sugirió al director de la clínica que selle dicha caja de registro, porque representa además un serio peligro a la salud de los pacientes que esperan turno para ser atendidos en emergencia.