Luis Alemán
  •  |
  •  |
  • END

Las empresas privadas de seguridad son las principales abastecedoras de armas de fuego a la delincuencia, según un estudio que hizo la Dirección de Armas de la Policía Nacional, que dirige el comisionado Horacio Sobalvarro.

El jefe policial reveló que se estudia con las empresas --unas 102 registradas oficialmente--, que se “necesita una reingeniería de este tipo de servicios, porque los guardas están tan descuidados que son víctimas de la delincuencia, que está recuperando el arma de fuego”, detalló.

Hay un promedio de 35 denuncias de armas de fuego perdidas o robadas, según confirmó Sobalvarro, quien detalló que esa cantidad es hasta el mes de julio. En 2006 la cantidad de armas robadas a las empresas de seguridad llegó a 120, mientras que en 2007 subió a 138. “Estos datos deben llamar la atención”, aseguró el jefe policial.

Datos publicados por la Policía Nacional en el anuario estadístico de 2007, señalan que hay 12 mil 299 guardas de seguridad registrados oficialmente, y que prestan aseguramiento en 4 mil 81 objetivos de seguridad. “Casi hay más guardas de seguridad que Policías”, dijo Sobalvarro.

Según el jefe de la Dirección de Armas, desde 2005 hasta la fecha estaban circuladas unas 3,281. “Es casi indiscutible que estas armas puedan estar en manos inapropiadas”.

Sobalvarro es del criterio que el tema de la tenencia de armas es un problema de cultura, en el sentido de que el ciudadano cree que teniendo un arma está asegurado, pero también se trata de una falta de profesionalismo de los guardas de seguridad.

Señaló que la Ley de Armas establece la acreditación de los guardas de seguridad, porque lo que busca es garantizar el profesionalismo y la calidad del servicio. El armamento que poseen las empresas de seguridad representa un 15 por ciento del total de armas legalizadas por la Dirección de Armas de Fuego.

El Anuario Estadístico de la Policía Nacional indica que en 2007, sólo en el 2.2 por ciento de los delitos registrados se usaron armas de fuego. Del total de 714 homicidios, 312 fueron provocados por armas de fuego, mientras que en el total de robos con intimidación, en el 25 por ciento de ellos los delincuentes usaron armas de fuego.