•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Las festividades en honor a Santa Ana y a San Joaquín, en Chinandega, Nindirí, Nandaime y Niquinohomo, considerados por la Iglesia católica como los “abuelitos en la fe”, marcan el inicio de una cadena de fiestas patronales que se extenderá por casi todo el territorio nacional durante los próximos cuatro meses.

Así, en Boaco, en Nagarote y en Jinotepe, los festejos son en honor a Santiago Apóstol.

Las actividades religiosas son iguales en cada municipio, porque inician con la tradicional bajada de la patrona o patrono de la localidad, siguiendo con el novenario y concluyendo con la subida, pasando por el día en que la Iglesia católica las festeja a nivel universal, explicó el sacerdote Jesús Silva, párroco de la iglesia Santa Ana en Nindirí.

Estas fiestas tienen como común denominador, desfiles hípicos, corridas de toros, ferias locales --donde los artesanos exhiben y venden sus productos--, chinamos --juegos mecánicos--, y las infaltables enramadas con música estridente y el consumo de licor.

También, estas festividades tienen su toque folclórico, y es así como en Nindirí y en Niquinohomo, las procesiones en honor a Santa Ana y a San Joaquín van acompañadas del baile de los chinegros, que son promesantes vestidos con trajes alegóricos.

Las festividades en honor a Santiago Apóstol, en Boaco y en Jinotepe, son también de las más coloridas del país. Por ejemplo, los que asisten a la procesión del santo patrono de los caraceños se deleitan presenciado el baile de “El Guegüense” o “Macho Ratón”, mientras en las casa del mayordomo se reparte comida y refrescos hechos a base de maíz.

Asimismo, Santiago Apóstol es festejado por los boaqueños en julio de cada año, con alegres dianas que recorren las calles de la ciudad durante una semana, y el 25 de julio, fecha de su solemnidad, la imagen sale en procesión acompañada de la danza de “Los Bailantes”, integrada por 37 labriegos que ese día dejan sus labores agrícolas para acompañar al patrono en su recorrido por la ciudad.

Managua se “quema”

Concluyendo las fiestas patronales mencionadas, en Managua inmediatamente inician las festividades en honor a Santo Domingo de Guzmán, quien desde 1885 visita la capital entre el 1º y el 10 de agosto.

Para las fiestas agostinas de este año, la comuna capitalina ha dispuesto de una partida de C$5,000,000 para apoyar las fiestas en honor al patrono de los managuas, aseguró la alcaldesa y mayordoma de las fiestas patronales, Daysi Torres.

La bulliciosas fiestas en honor al fundador de la Orden de los Predicadores, tiene como principales fechas el 1º y el 10 de agosto. Al amanecer del 1º de agosto, la imagen de Santo Domingo baja de Las Sierritas a la capital en una bulliciosa procesión, donde sus promesantes bailan al ritmo de sones de toro en medio del estallido de bombas y de cohetes a lo largo del recorrido de varios kilómetros, hasta llegar a su templo cerca del Mercado Oriental.

Esta procesión se reedita al décimo día, cuando la venerada imagen regresa a su santuario en Las Sierritas, donde permanece durante todo el año. En las procesiones de Santo Domingo sobresalen el baile “La Vaquita”, y personajes como “Los Chinegros” y el “Cacique Mayor”.

Las fiestas patronales de la capital también se distinguen por los vistosos desfiles hípicos del 1º y del 10 de agosto, donde se dan cita los mejores montados del país, quienes lucen lo mejor de su caballería

Fervor mariano

Concluidas las fiestas agostinas en la capital, el fervor religioso y el jolgorio popular se trasladan a Granada y a Juigalpa, esta última cabecera departamental de Chontales, donde tienen como patrona a la Virgen, bajo la advocación de la Asunción de María, solemnidad que se celebra el 15 de agosto.

Las festividades chontaleñas son reconocidas dentro y fuera del país por sus famosas corridas de toros, donde montados y sorteadores se juegan la vida contra los astados más bravos de Nicaragua. Mientras en Granada, aunque hay fiestas taurinas y desfile hípico, lo que sobresale es el fervor mariano de los granadinos, en la procesión que se realiza en el barrio Xalteva.

En León, la noche del 14 de agosto, es decir durante la víspera de la celebración de la Asunción de María, sus calles son escenario de otra celebración de piedad popular: la “Gritería Chiquita”

Esta celebración también conocida como “Gritería de Penitencia”, es propia del pueblo de León, en acción de gracias al milagro obtenido de Dios por intercesión de la Virgen María en 1947, cuando la ciudad sufría una erupción del volcán Cerro Negro. Esta celebración fue iniciada por monseñor Isidro Augusto Oviedo y Reyes, y la misma se ha extendido a otras ciudades del país.

Festejos patrios y San Jerónimo

En septiembre, Nicaragua se viste de azul y blanco, conmemorando el 14 y el 15 de ese mes las efemérides más importantes del año: la Batalla de San Jacinto y la Independencia de Centroamérica.

El 24 de septiembre de cada año, León y Matagalpa también se visten de gala, pues celebran a su patrona a Nuestra Señora de Mercedes, que también es patrona de los privados de libertad. Esta celebración es meramente mariana, y tiene como principal atracción las solemnes procesiones que se realizan en ambas ciudades.

Cuatro días antes, es decir, el 20 de septiembre de cada año, en horas de la tarde, inician en Masaya, “Capital del Folclor Nicaragüense”, las fiestas patronales más largas del país, con la tradicional bajada de San Jerónimo a quien sus devotos le llaman “El Doctor de los Pobres”.

Esta fiesta tiene como fechas principales el 30 de septiembre, cuando la Iglesia católica celebra a San Jerónimo; el 7 de octubre, cuando se celebra la Octava de San Jerónimo, que recorre toda la ciudad con una procesión que ingresa al amanecer del día siguiente, y el último domingo de noviembre, cuando concluyen las festividades en honor al patrono de la ciudad de Masaya, con la tradicional procesión del “Toro Venado”.

San Jerónimo tiene un valor especial dentro de la Iglesia católica, por haber traducido la Biblia de su lenguaje original, el arameo, al latín, del cual se han hecho las otras traducciones a distintos idiomas.

Generan ganancias

Los festejos en honor a quienes está consagrado el patronato de una ciudad, también generan ganancias para el comercio local, sobre todo a quienes ganan su dinero como comerciantes ambulantes.

Las fiestas patronales también generan ganancias a las alcaldías y al fisco, porque reciben dinero de los impuestos que deja la actividad económica que gira alrededor de estas, pero también acarrean una merma en la activad económica.

Esto, por los asuetos o feriados locales que decreta los el Ministerio del Trabajo a cuenta de vacaciones, y por la pérdida de horas laborales que registran quienes salen lesionados o mueren en hechos de violencia en las fiestas.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus