Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Las Empresas Médicas Previsionales locales no prevén dar la batalla por perdida ante el Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS). Al menos eso es lo que de entrada tienen claro.

El presidente de la Cámara de Empresas Médicas Previsionales, CEMP, Ismael Reyes, adelantó a EL NUEVO DIARIO que en este mes materializarán una encuesta, en sus negocios, para descartar las críticas del INSS en torno al supuesto mal servicio que brindan, y no descartó que recurran de amparo ante la decisión del titular del INSS, Roberto López, de cancelar contrato a diez de las 48 empresas adscritas al CEMP.

Esas empresas, de acuerdo con Reyes, daban cobertura a unos 35 mil trabajadores en sitios como Managua, Nueva Segovia, Río San Juan, León y el Atlántico del país.

Reyes informó que hoy sostendrá un encuentro con la firma encuestadora M&R para tal fin. “Nosotros queremos una firma de prestigio que mida el servicio que brindamos a los asegurados y mida la satisfacción del usuario, pues queremos saber si ellos prefieren las empresas del Minsa o las nuestras, entonces vamos a ver si logramos cerrar trato con M&R”, detalló.

“Con esto queremos que la gente sepa lo que está pasando, porque hay quejas que tienen argumento y otras no, hay empresas con mal servicio que siguen funcionando incluso en el mismo Minsa, así que no entendemos por qué cierran unas y otras no”, destacó.

Pero eso no es todo. Reyes anunció que enviarán una carta a López para que les explique las razones por las que les cancelaron contrato a las diez EMP, ya que una parte no fue advertida sobre la decisión.

A otras, en tanto, se les dio un preaviso de 30 días, cuando el contrato firmado entre las empresas y el INSS, en el artículo 23, establece que cualquiera de las partes puede rescindir del contrato con un preaviso de 60 días.

END intentó conocer una vez más la versión del INSS a nivel central, pero en Relaciones Públicas indicaron que hasta que haya una posición oficial hablarán sobre el tema.

En tanto, el presidente de la Comisión de Salud y Seguridad Social de la Asamblea Nacional, Gustavo Porras, sostuvo ayer que el INSS ha cancelado contrato a algunas clínicas previsionales por mala atención.

“Lo que el INSS dice es: el contrato que teníamos por atención a mis asegurados, lo cancelo porque tengo tantas quejas, tengo información de malos manejos, entonces a la fecha se termina el contrato, y eso es normal, es natural que ocurra”, argumentó.

Porras comentó que deben seguir revisándose las clínicas descritas. “Porque una cosa es que el modelo deje insatisfacción y otra que no haya cobertura a las canasta de enfermedades, por ejemplo, un maestro en Jalapa (Nueva Segovia) sólo es atendido los sábados y tiene que ir hasta Ocotal, y eso tiene que cambiar, eso es una barbaridad”, planteó.

Aclaró, además, que no están imponiendo con ello un Sistema Nacional Único de Salud, sino más bien un Sistema Nacional de Salud “donde haya empresas privadas que atiendan con calidad… ¡Claro!, un Sistema Nacional Único de Salud es lo ideal, es lo que hay en Cuba… pero cuesta mucho dinero”, señaló.