•  |
  •  |
  • END

Corresponsal Costa Rica

A juicio del abogado de la madre de Natividad Canda, Luis Fernando Sáenz, varios estigmas se unieron para que el resultado de la muerte del nicaragüense (devorado por dos perros rottweiler) se diera de la forma que ocurrió el 10 de noviembre de 2005, en un taller de la Lima de Cartago.

Este costarricense sostiene que “el ser nicaragüense, indigente, drogadicto, con problemas con la justicia”, facilitó que el desenlace fuera fatal. Señala que si hubiese sido tico, el resultado de socorro habría sido diferente.

Esto fue parte de su exposición conclusiva en el juicio que se efectúa por la muerte del pinolero, donde el tribunal compuesto por tres juezas deberá decidir sobre la absolución que pide el fiscal del Ministerio Público y los abogados de las doce personas indiciadas y la petición condenatoria de Sáenz.

El abogado querellante y con una demanda civil, pidió la pena máxima por el delito de homicidio simple en contra de los ocho efectivos policiales que estuvieron presentes durante el hecho, el guarda, el dueño del taller, el dueño de los perros y el jefe del guarda.


El triste papel del guarda
“Independientemente de que haya una absolución de los implicados, quedó demostrado que los encargados de salvaguarda la vida humana, no actuaron como se debía y el propio fiscal planteó que el Estado es responsable por dicha actuación”, adujo Sáenz.

Agregó que si se da absolución es porque se podría aplicar el “término de duda”, aunque queda claro que los denunciados estuvieron presentes en el hecho, que no aplicaron el socorro debido y que el Estado es responsable por sus policías.

“El guarda tiene un papel negativo importante al establecerse que retardó la comunicación del hecho a sus superiores, a la policía y luego retrasó el ingreso de los oficiales, y esto que conocía plenamente a Canda”, sostuvo.

Para este miércoles está previsto que el debate conclusivo continúe con las exposiciones de Kenneth Arce, represente de los policías, y los abogados de los otros cuatro indiciados.

“Lo que van a plantear son todas la partes negativas de lo que era Canda, pero este juicio no es para juzgar a Canda, sino lo que debieron hacer y no se hizo. Serán sólo aspectos para desestimar las obligaciones que tenían los oficiales y que no cumplieron”, opinó.

A su juicio, serán los mismos argumentos que fueron desestimados en la audiencia preliminar y antes de la apertura del juicio. “No es nada nuevo, sólo tratarán de encontrar defectos en las pruebas y porque no les queda de otra”.

Un día antes (lunes), el representante del Ministerio Público pidió la absolución de los policías que antes eran acusados por esta misma entidad, por homicidio simple por omisión impropia.

De forma radical, en su exposición conclusiva, el fiscal Róger Mata solicitó al jurado exonerar a los policías Erick Sánchez y Asdrúbal Luna, por la muerte del nicaragüense.

El cambio no fue bien visto por uno de los tres abogados que paralelamente llevan una querella en contra de esos dos policías, seis efectivos más y otras cuatros personas. Incluso comentó que es posible que “haya recibido instrucciones de arriba”, para darle vuelta a su acusación inicial, puesto que existen muchos intereses de por medio por tratarse de un caso complejo.

“Nuestra querella se mantiene firme y más bien lo expuesto por el fiscal le da más base a nuestra acción civil (resarcitoria). Confiamos en que haya sentencia condenatoria”, declaró Sáenz.

El fiscal del Ministerio Público justificó el cambio porque estima que no había certeza de que los efectivos pudieron evitar el resultado trágico por las circunstancias en que los policías desarrollaron sus acciones.

En su giro inesperado, Mata enrumbó sus señalamientos en contra del Estado costarricense (sin presentar acusación) y dejó más que claro que Canda estuvo sometido al menos dos horas por los rottweiler.

Mata evidenció que el Estado costarricense es el culpable por no haber preparado a sus oficiales para este tipo de situaciones y por no dotarlos de los equipos necesarios.


lmendoza@elnuevodiario.com.ni