•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La construcción del nuevo puente estaba prevista a ejecutarse en cuatro meses, pero apenas está en su fase inicial. El viaducto que divide el barrio Las Torres con el “Pedro Joaquín Chamorro” ya no existe, y las obras para restaurarlo van “a paso de tortuga”, según los habitantes de la zona.

Las cuadrillas contratadas por la municipalidad de nuevo miden la zona que se encuentra llena de escombros y cúmulos de tierra, pues el grupo de trabajadores que estaba ejecutando la obra, de acuerdo con los pobladores, de la noche a la mañana dejaron de llegar.

En esa zona donde desemboca el Cauce Oriental, las fuertes corrientes poco a poco fueron socavando las bases de la estructura hasta que quedaron inestables, el problema se agudizó porque el obsoleto sistema de drenaje de una calle alterna colapsó en agosto pasado, hundiendo al menos un kilómetro de la vía.

Noel Villegas, uno de los pobladores de la zona, indicó que la calle y el puente han sido el eterno problema, y que las bases del puente no se arruinaron solas, sino que también a ello contribuyeron los chatarreros.

Ahora que ya se demolió el puente, la etapa de reconstrucción ha sido de altibajos, pues según Karla Salgado, otra vecina, desde hace dos semanas los trabajadores están midiendo. “Eso debió estar terminado hace rato, pero nada…, y como si fuera poco, el otro ingeniero irresponsable se fue; luego pasó un buen tiempo en que no hicieron nada, y ahora están estos. A ver si ahora lo terminan”, señaló.

C$5 millones

El Plan de Inversión Anual, PIA, del Distrito III, indica que entre la reparación del puente vehicular, el adoquinado de 360 metros cuadrados de calles, 120 metros lineales de bordillos y el mejoramiento y limpieza del drenaje pluvial de la zona, se invertirán C$5.1 millones.

Una investigación realizada el año pasado por estudiantes de la Facultad de Tecnología de la Construcción de la UNI, concluyó que el puente había sido mal diseñado desde el principio.

“Este puente fue mal diseñado desde un principio, y presentaba deficiencias en el diseño aun antes de ser construido, y si a eso le sumamos los cambios en el clima y en la temperatura, la humedad al encontrarse cerca del lago, las lluvias y escorrentías por el mal drenaje y la misma delincuencia, todos colaboran para un mayor desgaste de la obra, ya sea en forma de grietas, corrosión del metal, o abrasión del concreto”, indica el estudio.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus