•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Después que las escorrentías que bajan del municipio de El Crucero y de otras zonas altas provocaran un derrumbe en uno de los taludes de la carretera, producto del avanzado estado de erosión del suelo, el Fondo de Mantenimiento Vial, Fomav, durante cuatro meses ejecutó obras para estabilizar la zona y así evitar desastres mayores.

En el kilómetro 22 ½ de la carretera que va de Managua hacia El Crucero, las lluvias provocaron el año pasado la inestabilidad del terreno en un área que alcanzó los 40 metros de longitud por 70 metros de profundidad.

Según Karen Molina, Directora Ejecutiva del Fomav, las obras iniciaron en febrero pasado, y ahora en julio el trabajo está ejecutado en su totalidad, y la inversión que se hizo alcanzó los C$23.4 millones de recursos propios de la institución.

“Por la magnitud del daño y las condiciones topográficas de la zona el trabajo tuvo sus complicaciones, pero no fue imposible de resolver”, explicó Molina.

En unos 50 metros, desde lo más profundo del abismo hasta la superficie, se tuvo que utilizar 40,000 metros cúbicos de material de relleno que se reforzó con un muro seco, el cual se construyó al pie del talud.

Colocaron sacos ultravioletas

En otro de los puntos de la zona se colocaron sacos ultravioletas rellenos con tierra, los cuales, a su vez, están envueltos en un material geosintético que forma una especie de gradería hasta llegar a orillas de la carretera y ayudan a la estabilización del terreno.

“Se construyeron obras de drenaje que permitan drenar las aguas pluviales de manera ordenada y a zonas no comprometedoras”, relató la funcionaria. Para proteger el suelo en la zona se sembró 100,000 unidades de vetiver (planta herbácea que ayuda a controlar la erosión) en un área de 7,000 metros cuadrados.

La obra fue ejecutada por la empresa Soluciones Viales y supervisadas por Lamsa Ingenieros. Molina agregó que esta carretera es topográficamente accidentada, y debido al despale y a las construcciones incorrectas, las aguas bajan a Managua a gran velocidad, lo que provoca la erosión rápida del terreno. “En la vía hay otros puntos críticos que hay que resolver, pero son de menor magnitud. Nosotros trabajamos para mantener la conectividad”, indicó.

También señaló que están trabajando en la cuesta La Gavilana, ubicada en el kilómetro 142 hacia Estelí. La solución en esta zona, según Molina, es cara, pero ya llevan el 70% en ejecución. La inversión se calcula en C$27 millones.

Según el Plan Operativo del Fomav, se cuenta con C$1,000 millones para este año, y de lo planificado ya el 60% fue ejecutado.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus