•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Colombia buscaba conocer la capacidad defensiva de Nicaragua, especialmente la situación de los tanques y misiles tierra aire SAM-7, así como las coordenadas de las principales bases militares, según el testimonio de Luis Felipe Ríos Castaño, condenado a inicios de julio a 16 años de prisión por espionaje.

Durante la grabación de 22 minutos, proporcionada por la Dirección de Relaciones Públicas del Ejército de Nicaragua, Ríos Castaño está vestido con la misma camiseta celeste y el mismo pantalón caqui con el que fue presentado en los Juzgados. Se le nota cooperador durante la entrevista y está sentado en un sillón de cuero negro.

“Aparte de las coordenadas de las bases (militares), necesitaban saber el estado operativo, la ubicación de unos depósitos de combustible, proyección estratégica del Ejército nicaragüense… Me preguntaban si había inteligencia cubana operando acá. Referente a Venezuela, tratar de averiguar al máximo”, dice el colombiano en la grabación.

Según Ríos Castaño, también le solicitaban información sobre los planes para modernizar la artillería, los tanques, planes para adquisición de aeronaves, si hay cooperación militar con Irán, y si el Ejército tiene pensado comprar armamento a Rusia.

“En conclusión, si en caso de que hubiese un conflicto (querían) saber qué respaldo real tiene Nicaragua de esos países”, comentó.

El sudamericano condenado agregó que “realmente un bombardeo desde allá hasta acá no (es posible), pero sí (es posible) acercar las aeronaves lo más que puedan para hacer bombardeos sobre las coordenadas de las bases militares, los buques de guerra, las fragatas FC 1500. (Las Fuerzas Armadas colombianas) invirtieron casi 500 millones de dólares” en aparataje militar.

En la grabación, empieza diciendo sus generales. Luego expresa que fue contactado por un militar colombiano a quien identifica como Gerardo Chadid Santamaría. Después del primer contacto hubo dos reuniones en el Café Juan Valdez, de Medellín.

“Mi nombre es Luis Felipe Ríos Castaño, mi padre es…”, empieza la grabación, que incluye fotografías del colombiano saliendo del apartamento donde residía con su pareja, y de las copias de las transferencias de dinero que pagó a los dos militares que proporcionaron información, quienes también fueron condenados.

“Soy un agente”

“Vine a Nicaragua por una dispensa judicial de inteligencia militar. La función que yo cumplí aquí era la de conseguir información militar a cambio de la dispensa judicial. Sí, soy un agente, me volví un agente desde que acepté venir a Nicaragua”, expresó.

El colombiano dijo que la información obtenida era compartida con Costa Rica y Estados Unidos.

“En diciembre me notificaron que había que viajar a Panamá, porque había cambio de jefes. En la reunión me dijeron que mi desempeño era bueno, pero que había que mejorar en muchos aspectos”, agregó.

Finalmente, se quejó de la falta de colaboración de parte del gobierno. “A la gente esa le importa muy poco lo que le pasa”.

Ríos Castaño fue condenado el pasado 12 de julio, luego que confesó los delitos que le imputó la Fiscalía. Deberá permanecer en prisión hasta el 13 de julio de 2028.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus