•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

En el limbo jurídico quedó el policía Eddy Saúl López Martínez, a quien la Fiscalía le imputa la presunta autoría de un doble homicidio acontecido la madrugada del pasado 2 de julio, donde perdieron la vida los jóvenes Izacar Elías Carvajal Pond y Jorge Ulises Oporta Pérez.

Esto porque la jueza Cuarto Local Penal de Managua, Alia Dominga Ampié Guzmán, suspendió la audiencia inicial con características de preliminar, donde resolvería la aceptación o rechazo de la acusación, la eventual remisión a juicio y las medidas cautelares.

Ampié explicó que la suspensión de la audiencia es porque está pendiente de resolver un recurso de apelación que presentó el Ministerio Público contra la resolución de su colega Indiana Gallardo, quien hace tres días se declaró incompetente por razones de jurisdicción.

La judicial Alia Dominga Ampié tampoco se pronunció sobre la solicitud de cambiarle el arresto preventivo por arresto domiciliar a López Martínez, que pidió el abogado defensor Walter Centeno, manteniéndolo en prisión.

“Abortan” admisión de hechos

La decisión de la jueza Ampié “abortó” una supuesta admisión de hechos que haría el reo una vez radicada la acusación en el Juzgado Local, para evitar volver a la jurisdicción de un juez de Distrito y garantizarse una pena inferior a los cinco años, consideró el fiscal auxiliar Erick Saldaña. La titular del Juzgado Noveno de Distrito Penal de Audiencias de Managua, Indiana Gallardo, al decretar la incompetencia por jurisdicción, aseguró que el doble homicidio atribuido a López Martínez es imprudente, y no doloso.

Para ello, la jueza Gallardo se apoyó en un peritaje de balística del Laboratorio Central de Criminalística de la Policía Nacional, donde se afirma que el acusado no tenía un punto fijo para disparar, porque la patrulla en la que viajaba, como la motocicleta donde se transportaban las víctimas, iban en movimiento.

En el escrito de apelación, la fiscal auxiliar Francisca Rivera Cáliz ataca la resolución de la judicial, señalando que la jueza al decretar la incompetencia “hizo valoración de la prueba” al referirse al peritaje de balística. En la audiencia donde la jueza Gallardo decretó la incompetencia, las víctimas estuvieron en indefensión técnicamente, porque la fiscal auxiliar Rivera Cáliz no pudo rebatir los argumentos jurídicos que presentó la defensa del policía.

Este miércoles la historia cambió, porque el fiscal auxiliar Erick Saldaña supo defender el recurso de apelación y rebatir los argumentos del abogado defensor, Walter Centeno, quien también luchó por los intereses de su representado.

Ahora serán los magistrados del Tribunal de Apelaciones de Managua quienes resolverán qué juzgado tiene la competencia en este caso de doble homicidio, explicó el fiscal Erick Saldaña.