•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El jefe del Ejército de Nicaragua, general Julio César Avilés, reconoció que existen pequeños grupos de nicaragüenses que brindan servicios de apoyo logístico al crimen organizado, pero que no hay cárteles de la droga asentados en el país. Mientras el Fiscal General de la República, Julio Centeno Gómez, afirmó que los criminales organizados se aprovechan de la pobreza que viven los pobladores, sobre todo los que habitan en la Costa Atlántica del país.

El general Avilés brindó las declaraciones ayer, luego de recibir la medalla “Benjamín Zeledón”, honor al mérito institucional, por parte del Fiscal General de la República, Julio Centeno Gómez.

Avilés destacó que la institución trabaja para mantener bajo control las operaciones de estos grupos delincuenciales, y que Nicaragua presenta ventajas relacionadas con la seguridad en comparación con otros países de la región.

“Es de esperar que en esta ruta del trasiego de drogas de sur a norte (los criminales organizados) traten de utilizar áreas y algunos sectores, pero yo he sido categórico de que no se puede generalizar (estos que dan apoyo) son grupos menores, pero lo importante es que siempre hay trabajo de inteligencia y hay una labor constante y sostenida de neutralizarlos”, reconoció Avilés.

Por su parte, el fiscal Centeno dijo que los narcotraficantes se aprovechan de la pobreza que sufren muchos nicaragüenses. “Aunque ellos (los criminales organizados) no tienen afianzamiento en el territorio, pero sí por sus acciones transitorias y sus cuestiones que suceden aquí, siempre hay partes (que son utilizadas por los narcos), sobre todo, y lo más trágico, es que se apoyan en la miseria de nuestras etnias de la Costa Atlántica”, afirmó Centeno.

Persecuciones difíciles

En este último mes, soldados de la Fuerza Naval lograron ocupar lanchas rápidas con droga y pertrechos militares sofisticados procedentes de Colombia, que pretendían internarlos en Honduras, según las autoridades del Ejército, pero en ambas operaciones los criminales organizados escaparon, por lo que Avilés tiene una explicación.

”Estas son operaciones muy complejas. Si hacer una operación de persecución es complejo, mucho más lo es hacer las operaciones en horas de la noche o de la madrugada; el espacio geográfico del mar es muy amplio, las costas son amplias, y también toda la parte litoral es compleja. Las persecuciones no son de minutos, son de de horas, y muchas veces de toda la noche. Muchas veces comenzás a montar un operativo desde días antes, empezás la persecución en la parte sur del Atlántico, por ejemplo, y es (en) la madrugada y hasta el día siguiente (cuando) realizás la captura”, explicó el jefe militar.

Los jefes militares detallaron que de enero a julio de este año han ejecutado 11 operaciones que han permitido la ocupación de 3,467 kilos con 971 gramos de cocaína, 15 lanchas rápidas, 39 armas de guerra, US$31,280, C$13,200 y 11 personas vinculadas al narcotráfico.

El fiscal Centeno dijo que al año procesan entre 40 y 50 narcotraficantes de “gran peso”, entre nicaragüenses y extranjeros.