•   Carazo, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Diferentes sectores de Diriamba se reunieron para debatir el caso de las siembras de caña en la zona costera de este departamento, específicamente en la finca Los Corrales Negros, que a criterio del Inafor, está violando las leyes ambientales porque para tal cultivo se han despalado varias decenas de manzanas de tierra, y según la comisión interinstitucional, la empresa consorcio Navieros de Nicaragua, S.A., Navinic, ha adquirido 600 manzanas para esta inversión en parcelas que bordean la cuenca del Río Grande, que desemboca en el Océano Pacífico y por la deforestación, que ha provocado que su caudal disminuya rápidamente.

Por tal razón Inafor multó a dicha empresa con diez mil dólares, según el ingeniero Enrique Herrera, delegado departamental; la notificación se hizo el 4 de julio, pero los personeros de Navinic se han rehusado a pagar y apelaron ante el Ministerio en la capital. END consultó a Herrera sobre qué pasaría si la empresa no entera el valor de la multa y este respondió que “la Procuraduría General de la República es la responsable de velar que se cancele, de lo contrario podrían embargarlos”, dijo el funcionario.

Quema dañaría proyecto fotovoltaico

Por su parte el doctor Bismark Pérez, alcalde de la ciudad de Diriamba, dijo que el Concejo en pleno negó autorización para despalar en esa zona, justificando los diez concejales por unanimidad que las afectaciones se suman al cambio climático y que cerca de ahí, en la comunidad La Trinidad, está la inversión de doce millones de dólares del fotovoltaico, y que con la quema de la zafra se dañarían los paneles solares.

“Debe haber respeto al medio ambiente y a los recursos naturales, actualmente hay crisis en el campo, por la siembra de caña de azúcar”, lamentó el munícipe. A la asamblea asistió el ambientalista doctor Jaime Incer Barquero, quien enfatizó que es necesario conservar la soberanía alimentaria y la producción de agua.

Plan de manejo ambiental

Incer Barquero recordó que “existen estudios que certifican que las cuencas de Nicaragua poseen las condiciones para hacer un buen manejo del agua, ya que las cañadas que descienden hacia el mar descargan suficiente agua que beneficiaría a la población, en municipios como San Rafael del Sur, El Carmen, Diriamba, Jinotepe, La Conquista, Santa Teresa, que tienen las condiciones para realizar las retenciones del agua de las cuencas, para uso humano, agrícola y ganadero”.

“Asimismo, agregó Incer Barquero, inducir a los sectores empresariales para invertir en la producción del agua, ya que se requiere un plan de mejoramiento territorial, teniendo en cuenta las vulnerabilidades ambientales”.

Agregó que para saber la vocación del suelo con propósitos múltiples, producción, navegación y pesca, debe existir una educación ambiental y de conservación sin que las cuencas se estén secando no solo en Diriamba sino en toda Nicaragua. Hay muchas fincas despaladas, quemadas y fracasadas que han dejado de funcionar”, dijo el asesor, quien hizo alusión a que el Gobierno trabaja en el sentido de que está prohibido el despale.

El ecologista manifestó que “es importante que los ganaderos, cafetaleros, autoridades municipales y gubernamentales y el sector privado garanticen y elaboren la matriz agropecuaria del municipio de Diriamba y preserven los recursos hídricos y recursos naturales, y poner en práctica el plan estratégico”.

Mientras tanto, los empresarios del consorcio Navieros de Nicaragua, S.A., no han dado la cara a las autoridades competentes. El Nuevo Diario intentó comunicarse con los responsables administrativos de la empresa, pero estos optaron por no dar entrevista.