•   Costa Rica  |
  •  |
  •  |
  • La Nación de Costa Rica y agencias

Tras haber sido la protagonista de un escándalo por un vídeo erótico que está circulando en las redes sociales y que ocasionó su despido como Viceministra de Juventud de Costa Rica, Karina Bolaños negó los señalamientos de acoso contra ella que hizo un ingeniero nicaragüense del cual se desconoce su identidad y quien dijo a medios de ese país que mantuvo una relación de dos años y medio con la ahora exviceministra.

Bolaños, de 39 años y aún esposa del diputado oficialista Víctor Hugo Víquez, fue destituida por la mandataria Laura Chinchilla este lunes, para que ella pueda afrontar ante la justicia costarricense la denuncia de acoso.

Meses antes de la denuncia de quien Bolaños llama en el vídeo “Pequis”, la exfuncionaria interpuso una denuncia contra su marido, el diputado Víctor Hugo Víquez, por supuesta violencia doméstica.

Tras el escándalo por el vídeo que ha dado la vuelta al mundo, en el que Karina Bolaños aparece en ropa interior y tumbada en la cama mientras se dirige a “Pequis” con frases eróticas, decidió brindar una entrevista a la periodista Glenda Umaña, de la cadena CNN, para brindar su versión del caso. La entrevista la reprodujo el diario La Nación.

Cuéntenos su versión

Glenda, muchas gracias, como dice usted no he querido hacer entrevista, pero le tengo mucho respeto a su persona, gracias por el espacio. No me encuentro bien y esto para que les quede de experiencia a muchas mujeres del país y el mundo. He sido víctima de una extorsión de hace mucho tiempo, de una persona que me estafó, me amedrentó, una persona que inclusive mi esposo la tuvo en la casa poniendo unas cámaras y arreglando computadoras.

Nos robó toda la información de las computadoras y dentro de esta información, nos robó un vídeo mío personal, muy viejo, de hace mucho, realmente me da mucha pena con el pueblo de Costa Rica, igual ante los jóvenes que yo represento, pero es un vídeo que no tiene nada de lo que tenga que avergonzarme.

Creo que se ha cometido una injusticia... Respeto la decisión de doña Laura y don Manuel (Obregón, Ministro de Cultura) pero creo que, como mujer, tenía derecho a defenderme, hablar y creo que el trabajo no se tiene que medir por cuestiones que son de la vida íntima mía y personal, cuando un trabajo se ha venido haciendo bien, inclusive desde el 2006 era viceministra y ellos confiaron en mí, estaba realizando una buena labor en esta Administración, como les digo, esta es una decisión de la Presidenta... Sí creí que iba a tener más apoyo.

¿Usted sabe quién y cómo se difundió este vídeo de carácter privado, tienen conocimiento de quién fue?

Sí claro que tengo conocimiento, es muy difícil probarlo por ser una persona que es ingeniero informático de estos que se dedican a “hackear”, a robar cuentas... Se aprovechó de esto porque mi esposo es diputado y yo viceministra y se aprovechó de la situación para sacarnos plata, mi esposo en su momento fue también estafado, pero él no se dejó, mi personalidad es diferente, tuve mucho miedo y les digo a las mujeres más bien que hablen, que no callen estas situaciones, porque yo por callar en estos momentos estoy a punto de perder a mi familia y a mi esposo, es una situación muy, muy difícil.

¿Nos contaba anteriormente, que este vídeo no es uno reciente, de qué fecha es?

Este es un vídeo como del 2007 por ahí, más o menos. Diay, uno comete errores también, uno que hice y que ahora inclusive lo han estado tergiversado, le han estado poniendo cosas, lo hemos estado denunciando en Youtube y gracias a Dios no tengo de qué avergonzarme doña Glenda ante el mundo, porque yo sé que a mí, a nivel Internacional me conocen y me he ganado el respeto de esa gente, de los jóvenes de Costa Rica. No tengo de qué avergonzarme...

¿Su esposo la está apoyando?, ¿está con usted en este momento?, ¿cuál es la situación? Para aclarar por las distintas versiones de prensa que circulan.

Si, él está muy afectado, se incapacitó tres días pero... bueno... Diay... también lo entiendo a él, el hecho de no estar a la par mía ahorita, que es lo que yo más desearía, son situaciones que se dan.

En ese momento, cuando graba el vídeo, ¿estaba casada con él?

Estaba separada, fue un momento en que estaba separada de él doña Glenda.

¿Cuál es la lección Karina, y el mensaje o consejo que usted haría a las mujeres para evitar que caigan en una situación como esta?

Hablar, no confiar, no dejarse amedrentar, no tener miedo que fue lo que yo tuve durante un año, que me estuvieron haciendo llamadas, que me estuvieron pidiendo plata. Inclusive di plata porque me decían: “No vamos a hacer nada si nos dan tanta plata”.

¿Había sido amenazada de que este vídeo podía ser publicado, había tenido que estar pagando para que este vídeo no fuera publicado?

Sí claro. Esto viene sucediendo hace un año, y la última vez fue hace tres meses e inclusive no tenía ya más recursos y obviamente lo callé, me dio miedo decirle a mi esposo, eso es lo que a él lo tiene más dolido. Probablemente tenga que aceptar perderlo también a él. Pero a las mujeres que no callen, esto sé que les pasa a muchas y, les repito, que realmente el vídeo no tiene nada de malo.

¿Va a presentar acusaciones contra él, qué planes tiene en este momento?

Claro que sí, ahorita lo que estoy es tratando de estabilizarme, porque esta situación fue ayer, tengo que estar bien primero emocionalmente para empezar a tomar medidas; como le digo, no he querido atender a los medios de prensa costarricenses porque hacen mucho daño. He tenido apoyo de otros, doña Amelia Rueda, que es tan conocida, le estoy muy agradecida, porque la verdad que se portó a la altura, y la gente ha respondido favorablemente, más bien, ¿verdad?, el pueblo se ha volcado a apoyarme; el 99% diría yo y... bueno... Dios quiera que esto a mí también me abra otras puertas, me cierra una puerta muy importante en mi vida, un trabajo muy lindo que amaba y lo hacía con todo el orgullo del mundo, pero espero superarlo y salir adelante; que más bien se me abran muchas puertas más.

Nica acosado

El diario La Teja, de Costa Rica, publicó la noticia sobre el nicaragüense que denunció por el acoso a la que estaba sufriendo.

La información de dicho periódico señala que un exnovio de la viceministra de Juventud, Karina Bolaños Picado, solicitó medidas de protección porque ella al parecer lo tiene como loco. Y no es precisamente loco de amor, sino desesperado porque, desde que se devolvieron los peluches, la funcionaria supuestamente le manda mensajes, correos y lo llama hasta de madrugada para pedirle que la perdone y vuelvan de nuevo.

Ellos terminaron hace más de dos meses y, al parecer, la viceministra no puede superarlo. Presuntamente, lo amenazó con que no va a poder conseguir trabajo en ninguna parte. Incluso le habría pedido “cuidar al hijo”, lo cual él interpretó como una amenaza, y la denunció penalmente.

El hombre contó a La Teja que serían 30 llamadas al día las que ella le haría y unos 50 mensajes diarios por diferentes medios: celular, Facebook, entre otros.

De acuerdo con la denuncia, Bolaños y su ahora exnovio, el informático nicaragüense de 35 años, vivieron de luna miel durante dos años y medio, pero terminaron como en abril, presuntamente porque ella le “mintió.

Esposo: "no he visto el video"

El diario Extra de Costa Rica consultó al congresista y esposo de Karina, Víctor Hugo Víquez, sobre el caso. Confirmó que su esposa no le contesta el teléfono y que desde que se enteró, la ha llamado para saber la realidad de los hechos. Fue corto en sus declaraciones e insistiendo que es un asunto de la vida privada de Karina.

¿Ya sabe del vídeo que circula en redes sociales?

Yo no sé nada, pero mejor deberían preguntarle a la señora. Creo que es un tema del ámbito privado. Yo no sé dar respuesta a eso.

¿Usted vio el vídeo?

No, no he visto el vídeo. No deseo hablar nada del ámbito privado de ella pues tenemos una hija.

¿Usted tras los comentarios ha podido ubicar a Karina?

No, no he podido hablar con ella. Yo la verdad no deseo hablar de este tema porque es algo muy duro pues uno tiene familia.

¿Va a buscar el vídeo?

No lo he visto, ni lo quiero ver para nada.