•   Bogotá  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El excanciller colombiano Guillermo Fernández de Soto renunció hoy a su cargo como miembro del equipo representante de Colombia en el litigio que se libra con Nicaragua en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya, por la delimitación de la frontera marítima en el Caribe.

La CIJ determinó en 2007 que el archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, son posesión de Colombia, como lo indica el tratado Esguerra-Bárcenas de 1928.

Fernández de Soto explicó ante el pleno del Congreso de Colombia que su dimisión obedece a un nuevo reto, que será dirigir la oficina del Banco de Desarrollo de América Latina (CAF) en Europa.

"No puede coexistir la función como coagente y mis nuevas responsabilidades", explicó al detallar que además, las audiencias en este proceso terminaron en mayo pasado y "no resta sino el fallo en la Corte".

Sin embargo, la dirección del Banco de Desarrollo de América Latina se ha comprometido a darle permiso para acudir en nombre de Colombia a las reuniones en las que el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, considere que tenga que estar.

En la misma sesión, la canciller colombiana, María Ángela Holguín, enfatizó que el país nunca ha descuidado el litigio que afronta con Nicaragua por la soberanía de los cayos vecinos al archipiélago de San Andrés y Providencia en el Caribe.

"Los cayos siempre han pertenecido al archipiélago, no pertenecen al tratado, pero siempre se ha ejercido soberanía. Estamos tranquilos, la defensa siempre ha dicho eso" en los últimos once años de disputa territorial, manifestó la ministra.

La CIJ está estudiando la posesión de los 6 cayos que rodean a San Andrés y la ubicación del meridiano 82, línea limítrofe entre Nicaragua y Colombia.

La posición de Colombia es que la frontera se delimite entre el archipiélago y Nicaragua, mientras los centroamericanos dicen que "la línea se debe trazar entre la costa nicaragüense y Colombia continental, porque el archipiélago, para ellos, no cuenta".

Además, Nicaragua busca que sean reconocidos como suyos unos 50,000 kilómetros cuadrados de aguas del Caribe.