•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

En ese sentido, las que sobresalen por mostrar la carencia de las mínimas condiciones para los usuarios, son las ubicadas en el Mercado Oriental.

En ese centro de compras, considerado el más grande de Centroamérica, existen alrededor de seis terminales, pero en realidad solo una de ellas tiene la fachada de serlo, porque el resto son espacios improvisados que han sido destinados como paradas de buses del transporte interurbano, donde no hay ni lugares de espera ni servicios sanitarios ni bahías para la entrada de las unidades. Absolutamente nada.

Ninguna de las terminales del Oriental son administradas por la Corporación Municipal de Mercados de Managua, Commema, sin embargo pagan un canon de arriendo por el derecho de uso de la terminal. Pero, en honor a la verdad, esos lugares fueron creados aparentemente a la brava, ya que permanecen sin ninguna mejora y en total deterioro progresivo.

No hay datos de las primeras ni de las últimas inversiones que se hayan hecho. La única terminal que goza de un terreno relativamente amplio es la que funciona en el costado sureste de la gasolinera situada en el popular “Gancho de Caminos”.

Según Denis Laguna, administrador de esa terminal que cuenta con nueve años de existencia, allí se aglutinan alrededor de 100 microbuses de cuatro cooperativas, que a diario mueven a más de tres mil personas hacia el Occidente y Sur del país.

Un enorme cerro de desechos, provenientes de los tramos aledaños del mercado, está ubicado a menos de 10 pasos de los “servicios higiénicos”. Los pasajeros no tienen más que cuatro pequeñas bancas donde sentarse a esperar su microbús. En el verano el polvo es el pan de cada día en la terminal, mientras que en el invierno los pasajeros deben ingeniárselas para capear los enormes baches y charcas de aguas pluviales estancadas que se forman a la entrada.

“Estamos con el proyecto de adoquinar, porque aquí se nos hacen charcas. Hay también mucho mal olor que se viene de la gasolinera y también de un orinadero cercano, del que se viene el mal olor”, admite el administrador.

Y aunque esa terminal no cuenta con una adecuada infraestructura, es la única que se aproxima a serlo dentro del Mercado Oriental, por lo cual ha recibido propuestas para fusionarse con la Cooperativa de Transporte del Sur, Cotrau.

De mal en peor

Las cosas en Cotrau son peor. Ahí sí que no hay baños ni asientos ni casetas. Todo es al aire libre. La pequeña terminal solo cuenta con una veintena de unidades que viajan a Masaya, Rivas y Jinotepe.

“La problemática que tenemos aquí es muy seria. La entrada era aquí nomás, pero el comercio la ha bloqueado. Entramos contra la vía y tenemos que dar la vuelta para poder hacerlo y nos atrasamos. No contamos con nada de condiciones y por eso estamos en proyecto de pasarnos a la otra terminal”, refirió Mena.

Según el administrador Silvio Dionisio Mena, llevan cuatro años laborando en esas condiciones. El mayor problema para ellos no es la carencia de comodidades para el usuario, sino que una decena de tramos les obstaculizan la vía de acceso a la “terminal”.

“A veces nos golpean los buses, y nosotros pagamos por estar acá. Pago diario 45 córdobas por unidad. Pedimos a Commema que nos dé respuesta, porque tenemos que estar parando vehículos y eso nos viene a crear un retraso de salida en las unidades, por lo cual no cumplimos el itinerario y la espera del pasajero se hace mayor”, señaló.

Pero en el Oriental los casos van de mal en peor. Si bien es cierto que Cotrau no presta condiciones para los usuarios, al menos tienen un espacio definido para su parada. En cambio, lo que llaman terminal, el lugar de donde salen los buses que van hacia la Carretera Vieja a León, allí ni siquiera tienen eso.

Unos ocho buses que viajan hacia esa zona esperan a sus pasajeros en un sector por el antiguo cine México, cerca de donde también se ubican los buses que se dirigen hacia Los Vanegas.

Baños sucios en el “Huembes”

Al mal estado de las condiciones de las terminales en Managua, también se suman los problemas higiénico-sanitarios. Tal es el caso del Mercado “Roberto Huembes”, donde no hay hora en que los cuatro baños, donde hay 20 inodoros, estén limpios.

Alrededor de 15 mil personas viajan a diferentes zonas del país a bordo de las más de 150 unidades de transporte interurbano que salen de esa terminal, donde tan solo existen 18 bancas de espera.

Commema, institución encargada de administrar el lugar, destina aproximadamente 50 mil córdobas mensuales solo en mantenimiento de la terminal del “Roberto Huembes”, de los cuales 40 mil son para salarios del personal de mantenimiento y guardas de seguridad. El resto del presupuesto, 10 mil córdobas, está destinado para equipos de limpieza.

Pleito de cooperativas en el mayoreo

El problema de esta otra terminal es que dos cooperativas que la integran se mantienen enfrentadas por el poder de la administración. Mientras tanto, los baños y los techos se caen a pedazos.

Tener las riendas de la administración de tres terminales de buses, ubicadas en Managua, Estelí y Matagalpa, mantiene enfrentadas a dos grandes cooperativas de transporte, cuyos dirigentes se acusan entre sí de cometer actos de corrupción y malversación de fondos. Sin embargo, el usuario es quien está pagando los platos rotos.

De la terminal del Mercado de Mayoreo salen a diario aproximadamente 250 autobuses, hacia 17 rutas de diferentes regiones del país. Alrededor de unas 20 mil personas se mueven en ese lugar.

Si de casualidad encuentra espacio en una de las pocas bancas de espera que todavía son útiles, corre el riesgo de herirse con las latas levantadas que han quedado a orillas de los asientos destruidos.

Según uno de los transportistas, que comía y luego tiraba al piso la envoltura de un servicio de comida, mientras le consultábamos sobre la terminal, estimó que han transcurrido más de 15 años desde que se creó esa parada de buses.

Si va a estar de paso por la terminal del Mayoreo, lo mejor es que antes de llegar pase por un baño a hacer sus necesidades fisiológicas, ya que los servicios de este lugar carecen de mantenimiento.

Sin espacio donde caminar

La terminal que funciona en el Mercado “Israel Lewittes” es una de las más concurridas de Managua. Desde su pequeño tramo donde vende golosinas, Juana Romero comenta que lo peor de todo en ese lugar es la presión que se siente por tanta gente.

El escenario en esta terminal es casi el mismo que en las anteriores. Pocas bancas donde sentarse, basura dispersa en el piso, baños sucios y mucho calor por la aglomeración de personas.

Según un vigilante del local, a diario circulan alrededor de unas 12 mil personas en esa terminal, cuya extensión es de poco más de media manzana, espacio que resulta insuficiente para la cantidad de unidades de transporte y personas que allí convergen.

Parada frente a la uca

El mismo panorama antes descrito es el que se observa en la terminal ubicada frente a la Universidad Centroamericana, UCA. Por ese lugar circulan los usuarios que viajan desde y hacia Masaya, Granada y León.

En esta terminal se moviliza una flota de más de 150 microbuses interlocales, que a diario trasladan a más de cinco mil usuarios. Se estima que el flujo de gente que transita ese lugar es de más de ocho mil personas.

La historia del mal estado de las terminales no es patrimonio de Managua, pues en los departamentos los usuarios viven las mismas molestias, angustias y vicisitudes.