•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Que todas las cooperativas de transporte instaladas en la terminal “Rigoberto Cabezas”, mejor conocida como “El Mayoreo”, firmen la renovación del contrato de arriendo para la administración de ese local; que la gerencia de esta pase a manos de la Corporación Municipal de Mercados, Commema, o que, en su defecto, el Concejo otorgue un aval para la construcción de su propia parada a la Cooperativa de Transporte del Norte, Cotrán, son las tres propuestas que introdujeron ante las autoridades municipales los agremiados de dos asociaciones para acabar con el conflicto en ese lugar.

Solo bastaría conque la municipalidad aprobara uno de los tres planteamientos de los transportistas de la Cotrán y de la Cotracenic, para que la discordia entre estas cooperativas y la del Atlántico (Cotlántico), cuyo presidente está a cargo de la administración de la terminal, sea finiquitada.

El ojo del huracán

La manzana de la discordia entre los agremiados radica en que desde hace varios años la terminal del Mayoreo está en manos de Luis Jiménez, lo cual mantiene inconformes a los cooperados de la Cotrán y de la Cotracenic, quienes han denunciado supuestos abusos en los cobros por uso de la terminal.

Estas supuestas anomalías han sido desmentidas por Jiménez. Sin embargo, los transportistas inconformes de las cooperativas aseguran que son insostenibles los pagos por el arriendo del uso de suelo, ya que a final de año ni siquiera reciben utilidades como parte del acuerdo inicial que se firmó en el primer contrato de arrendamiento.

“Este problema no debe ser visto como un problema interno de las cooperativas, ya que cada colectivo tiene su propia personería jurídica, y, por lo tanto, maneja sus propias finanzas (…) Cualquiera de las tres propuestas no violenta los intereses individuales de ninguna de las cooperativas ni de la comuna de Managua, por lo que de antemano estaremos satisfechos con la que ustedes consideren a bien”, manifiesta el documento que fue dirigido a la alcaldesa de Managua, Daysi Torres.

Los firmantes de esas propuestas son Francisco Moreno, presidente de Cotrán, y Pilar Ríos Zamora, dirigente de Cotracenic.

Peligros

Moreno dijo a El Nuevo Diario que esperan la oportuna intervención de las autoridades municipales, ya que de lo contrario los conflictos podrían acrecentarse en la terminal, y, por ende, afectarían a los usuarios.

Las peticiones de los agremiados surgen con el reciente vencimiento del contrato de concesión otorgado a Luis Jiménez, por lo cual ellos piden que la renovación en los próximos días sea realizada en otros términos.

“La terminal es un bien municipal. No debe estar privatizada por este señor. Una cosa son las cooperativas que uno pueda construir con carácter privado, y otra es adueñarse de la terminal más grande de Nicaragua”, dijo Moreno.

Pilar Ríos, de Cotracenic, anunció que como medida de presión --en caso de que sus propuestas no generen eco en la municipalidad--, a partir del próximo 6 de agosto dejarán de realizar los pagos a Cotlántico en concepto de arrendamiento.

De llegar a este punto, el transporte interurbano hacia el Norte del país se tornaría un caos, puesto que la flota de más de 80 unidades de Cotrán y más de 20 de Cotracenic esperarían por sus pasajeros en los sectores aledaños del Mayoreo, lo cual afectaría la circulación vehicular y peatonal en ese lugar.

“Esto no significa que es una protesta para afectar a los usuarios, pero sí una medida de presión para que nos escuchen las partes correspondientes. Ahí veremos cómo se desarrollan nuestras propuestas”, enfatizó Ríos.

Hasta el momento, el Concejo no se ha puesto de acuerdo en la solución del problema, pues una comisión de ediles que se había formado no ha podido sentarse a analizar la situación con las partes involucradas.