•   San Salvador, El Salvador  |
  •  |
  •  |
  • ACAN EFE

Dos temblores de magnitud 4.0 y 3.8 en la escala abierta de Richter, con epicentro en Honduras, sacudieron este jueves el noroeste de El Salvador, sin causar víctimas ni daños materiales, informó una fuente oficial salvadoreña.

Los sismos se registraron a las 9:36 y 9:47, horas locales, precisó el Servicio Nacional de Estudios Territoriales (SNET) de El Salvador, en un reporte preliminar.

Agregó que los dos movimientos telúricos tuvieron epicentro en territorio de Honduras, 35 y 34 kilómetros al noreste de la localidad salvadoreña de Metapán, situada unos 111 kilómetros al noroeste de San Salvador.

Los dos temblores alcanzaron en Metapán una intensidad de 1 en la escala de Mercalli modificada, que llega hasta 12.

La profundidad focal del primer sismo fue de 6.1 kilómetros, y la del segundo de 5.6 kilómetros, añadió el SNET.

Las autoridades salvadoreñas no han reportado víctimas ni daños materiales a causa de estos temblores.

El 22 de julio pasado, otro temblor de magnitud 4.0 en la escala de Richter, con epicentro en Honduras, también se sintió en el noroeste de El Salvador, igualmente sin consecuencias.

Por otra parte, el Instituto de Sismología de Guatemala reportó los mismos temblores en una región del este del país, pero con intensidades de 4.8 y 3.7 en la escala abierta de Richter, sin causar víctimas ni daños materiales.

El primer sismo, de 4.8 en la escala de Richter, se registró a las 9:36 hora local. Según la institución científica, el epicentro del temblor se ubicó a 195.4 kilómetros al este de la capital guatemalteca, en territorio hondureño, y fue reportado sensible en el departamento de Chiquimula, en el este del país.

El segundo sismo, de 3.7 en la escala de Richter, se registró a las 9:47 hora local, y también tuvo una intensidad de 1 en la escala de Mercalli, añadió la fuente.

El epicentro de este movimiento telúrico se ubicó en Chiquimula, 146.4 kilómetros al este de la capital guatemalteca, y además de ese departamento, también fue sensible en Izabal, en el Caribe, detalló.