•   Siuna, RAAN, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Los hermanos Daniel, Bismarck y Joaquín Hernández Martínez fueron condenados a 30 años de prisión por cada asesinato, acumulando una pena de 120 años por la masacre perpetrada contra la familia Alaniz Aráuz, ocurrida el pasado 31 de mayo en la comunidad de Peñas Blancas, 15 kilómetros al suroeste de Las Quebradas, jurisdicción de Siuna, Región Autónoma del Atlántico Norte, en la que murieron a balazos cuatro personas, entre ellos dos niños.

El judicial Felipe Úbeda Prudo, del Juzgado de Distrito Penal de Juicios de Siuna, quien dictó la sentencia a los imputados por el delito de asesinato en perjuicio de Santos Hilario Alaniz Valle, Marvin y Álvaro Alaniz Aráuz, Pilar Antonio Flores Espinoza, y lesiones contra el niño Santos Hilario Alaniz Aráuz, explicó que por mandato constitucional se les adecua la pena máxima, por lo que deberán cumplir 30 años de presidio.

Van a apelar

Mientras tanto, la Defensora Pública Yasoara Zamora Rivera, a cargo de la defensa, dijo que van a apelar la decisión del juez, y va a pedir la liberación de sus defendidos en el Tribunal de Apelaciones de la RAAN.

“Voy a apelar la sentencia del judicial, de hecho voy a solicitar la libertad de ellos, ya que yo presenté pruebas precisas de que mis defendidos estaban en otro lado, dos de ellos se encontraban en San Antonio Susún, y el otro estaba a dos hora de distancia de donde ocurrió el hecho en una actividad familiar, acompañado de otras personas y lo demostré”, afirmó la funcionaria.

La viuda de Alaniz, Segunda Aráuz, y su hija, relataron ante el judicial el día del juicio técnico que identificaron a los tres acusados cuando llegaron a su casa de habitación, haciéndose pasar como policías.

Pilar Antonio Flores, uno de los mozos, abrió la puerta, y los acusados lo hirieron, acto seguido atacaron a Santos Hilario Alaniz, a quien dispararon y luego machetearon, posteriormente dispararon contra sus dos hijos, quienes fallecieron de forma instantánea. Flores falleció al día siguiente en el hospital de Siuna.

La Policía Nacional aún tiene pendiente presentar ante el judicial a Enrique Centeno y a Miguel Romero, para quienes existe orden de captura por el mismo ilícito, pero se esconden en las montañas.