•   Granada, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Tres delitos le imputa Candelaria Hernández Alemán al jefe del Sistema Penitencia Nacional, SPN, en Granada, alcaide Darling Iván Morales, en una denuncia que presentó en la Fiscalía contra el referido funcionario, por no acatar una orden de libertad a favor de su hijo, Franklin Obando Hernández.

Hernández Alemán, madre de Obando Hernández, le atribuye al jefe del penal granadino la presunta autoría de los ilícitos de desobediencia o desacato, suspensión de derechos constitucionales y abuso de autoridad.

La acusación contra Morales es porque no cumple con la orden de libertad a favor de Obando Hernández, emitida el pasado 27 de marzo, por el juez de Ejecución de Sentencia y Vigilancia Penitenciaria de Carazo, Alfonso Oviedo Suárez, refiere la denunciante.

La orden de libertad a favor de Obando Hernández, fue recibida ese mismo día --27 de marzo de 2012-- en el penal de Granada, a las 2 y 12 minutos de la tarde, por la funcionaria penitenciaria Judith Aragón, se indica en la denuncia.

“Habiendo recibido las diligencias remitidas por la Sala Penal del Tribunal de Apelaciones de la Circunscripción Oriental (Masaya y Carazo) donde otorgan el beneficio de la libertad condicional a Franklin Obando Hernández, esta autoridad a fin de dar cumplimiento a lo establecido, ordena girar la orden de libertad”, dice el oficio enviado por el juez Oviedo Suárez al alcaide Morales.

Obando Hernández está preso desde mayo de 2006, cuando fue descubierto un buzón de armas de uso restringido --fusiles AK 47-- en Jinotepe, Carazo, donde también fue ocupado un camión y una camioneta utilizados para transportar droga.

Tribunal de alzada reformó sentencia

En junio de 2006, Obando Hernández fue condenado a 20 años de prisión por tenencia y uso de armas exclusivas del Ejército de Nicaragua y por transporte interno de estupefacientes, por el juez de Juicio de Jinotepe, Carazo.

Pero luego, un tribunal de alzada reformó la sentencia y redujo la pena de 20 a 13 años de prisión, estableciendo ocho años de encarcelamiento por el buzón de armas y cinco por transporte de estupefacientes.

El juez de juicio el Tribunal de Apelaciones de Masaya y la Sala Penal de la CSJ, establecieron que las penas debían ser cumplidas de manera simultánea por los seis condenados, pero solo Obando Hernández sigue preso, señaló la abogada defensora, Zobeida Hernández Manzanares.

Los otros condenados por el mismo caso, pero que ya están libres son: Francisco Briceño Sandino, Franklin González Cuarezma, Javier Solís Guzmán, Edner Trejos Salinas y Daniel Campos Peña. Los cuatro primeros recibieron el beneficio de la libertad condicional, y el último está libre por extinción de la acción penal.

Después de transcurrir más de cuatro meses sin que se cumpla con la orden de libertad, la defensa de Obando Hernández presentó ante el juez Oviedo Suárez un incidente de extinción de la pena por cumplimiento de sentencia.

Para demostrar que su cliente ha cumplido con la pena impuesta, la litigante Manzanares Medal está solicitando al juez de Ejecución de Sentencia y Vigilancia Penitenciaria, que ordene a las autoridades del Penal de Granada la remisión de la hoja evaluativa de Obando Hernández.

En recientes declaraciones a El Nuevo Diario, el presidente de la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia, magistrado Armengol Cuadra López, reiteró que las resoluciones judiciales son de ineludible cumplimiento.

Cuadra López señaló que en los casos de narcotráfico las órdenes de libertad son revisadas de previo en coordinación con el Ministerio de Gobernación, pero aclaró que esa revisión no puede extenderse por meses.

Esta es la tercera denuncia pública que se presenta contra funcionarios del SPN por desobediencia o desacato a órdenes de libertad emitidas por distintos tribunales.