•   Jinotega, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El macabro asesinato cometido por el estadounidense Basil Givner, de 56 años, en contra del nicaragüense Harley José Silva Soza, de 34, fue aclarado ayer por la Policía Nacional, luego de que el victimario --originario de Baltimore-- relatara la forma atroz como le quitó la vida a quien por ocho meses fue su compañero de tragos.

El estadounidense también compartía con Silva Soza algunos momentos dedicados a fumar sustancias alucinógenas en el barrio San Cristóbal, de Jinotega, confirmó ayer el comisionado mayor Fernando Borge, jefe de Relaciones Públicas de la Policía Nacional, en una conferencia de prensa.

El norteamericano dijo que decidió matar a su amigo en pedacitos porque “ya no lo aguantaba”, expresó Borge, quien agregó que el victimario y su víctima se conocieron en un viaje en bus de Managua hacia Jinotega hace ocho meses.

Según investigación de la Policía Nacional, Silva Soza tenía varios días de dormir en la casa del victimario atraído por el vicio del licor, de la marihuana y de otras sustancias alucinógenas que eran costeadas con el dinero que Givner recibía de familiares en los Estados Unidos.

Givner declaró que mató a su víctima el 25 de julio, cuando este se encontraba durmiendo en su colchón bajo los efectos del licor y de la marihuana.

Agregó que su compañero nicaragüense antes intentó prenderle fuego al colchón donde dormía, por lo que él, enfurecido, decidió asesinarlo y desmembrarlo con un cuchillo de metal tipo hacha, para luego cortar también parte de su cuerpo con un serrucho y una sierra que tenía en su casa de habitación, añadió el comisionado Borge.

Hedor y zopilotes lo delataron

La jefa de la Policía de Jinotega, la comisionada mayor Magdalena González, dijo que el 30 julio recibió una denuncia de la ciudadana Ivania del Socorro Úbeda, reportando la desaparición de Harley José Silva Soza desde el 19 de julio, por lo que de inmediato procedieron a investigar.

Días antes, un reciclador de basura del botadero municipal de la ciudad encontró el cráneo y el antebrazo de la víctima en una bolsa de gabacha negra.

González añadió que luego que encontraron los restos humanos en el basurero municipal, los peritos de la Policía se dejaron guiar por los zopilotes que volaban ceca del barrio San Cristóbal, lugar donde residía el norteamericano desde hace tres años, y donde consumía licor y fumaba sustancias toxicológicas con Silva Soza.

La Policía allanó la vivienda y arrestó al norteamericano, y en la casa encontraron, además, el cuchillo, la sierra y el serrucho con manchas de sangre del nicaragüense, también hallaron los zapatos y una cartera que fueron recocidos por los familiares de la víctima.

Según la fuente policial, encontraron su tórax en el baño de la casa, debajo de la ducha, las dos piernas en el cuarto y las vísceras en una bolsa negra.

Silva Soza, según la Policía, vivió en Estados Unidos, de donde en 2008 fue deportado por tráfico de drogas y por consumo de licor; en tanto, se continúa investigando los antecedentes de su victimario.