•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Devotos de San Diego de Alcalá, del municipio de Altagracia, llevaron el tradicional baile de Los Zompopos hasta la Catedral de la Inmaculada Concepción de María, en la ciudad de Granada, para abrir la celebración eucarística por la ordenación sacerdotal de siete jóvenes, entre ellos uno de sus coterráneos.

La Diócesis que preside monseñor Jorge Solórzano, Obispo de Granada, sumó ayer a los sacerdotes Arnulfo Antonio Rocha Alcántara, de 26 años, originario en Teustepe (Boaco); Erick Ernesto García Núñez, de 30, de Jinotepe (Carazo); José Luis Gómez Castillo, de 28, de Santa Teresa (Carazo); Tefal José Rocha, de 26, de San Lorenzo (Boaco); Aldo Paul Salvatierra Maltés, de 26, de Potosí (Rivas); Heberto Anthony López Álvarez, de 26, de Granada; y Lodvin Omar Potoy Carillo, de 35 años, oriundo de Altagracia (Rivas).

El obispo Solórzano se mostró complacido con la decisión que tomaron estos ahora nuevos pastores de la iglesia Católica, y los invitó a llevar su vida con santidad. “Ser sacerdote significa entregarnos a Dios por la salvación de las almas y entregarnos al pueblo, a los fieles, para la gloria de Dios. La entrega sacerdotal se realiza en la rutina del servicio diario, en la práctica permanente de las virtudes, en la búsqueda incesante de la santidad…”

Virtudes a retomar

Durante el oficio religioso, Solórzano también recordó a los presbíteros cuatro importantes virtudes que no deben olvidar. “La oración intensa, el amor a la sagrada liturgia especialmente a la eucaristía, la generosidad y la pobreza evangélica y, por último, la pureza, esa pureza del corazón en el sagrado celibato viviéndolo con amor a María”, les dijo.

El padre Alfonso Alvarado Lugo, párroco del santuario de Popoyuapa y Vicario General de la Diócesis en la época de monseñor Bernardo Hombach, también aplaudió la decisión de estos jóvenes por haber tomado el camino de Dios. “Son siete jóvenes convencidos de que pueden ser felices siguiendo a Jesucristo, cuando otros jóvenes que si no es con el alcohol y las drogas no pueden ser felices”.

El párroco enfatizó que la mejor forma de promover el sacramento del sacerdocio entre los jóvenes es teniendo una familia santa, “cuando digo una familia santa no me refiero a ayunar todos los días ni a azotar su cuerpo, me refiero a hacer la voluntad de Dios, a vivir en el amor”.

De acuerdo con la disposición del obispo, los sacerdotes Arnulfo Antonio Rocha y Tefal José Rocha estarán al frente del Seminario Mayor de Diriá; Erick Ernesto García estará en el Seminario Menor San Vicente de Paul, en Boaco; José Luis Gómez en la parroquia de San Juan del Sur, en Rivas; Aldo Paul Salvatierra en la parroquia Espíritu Santo, de Granada; Heberto Anthony López, en Rivas; y Lodvin Omar Potoy en la iglesia Nuestra Señora de Guadalupe, de Granada.