Juan Ramón Huerta
  • |
  • |
  • END

El presidente Daniel Ortega se presentó anoche, durante un acto de promoción al abastecimiento de frijoles de Enabás, y en un tono de mucho encono atacó indirectamente al alcalde Dionisio Marenco, a quien le reiteró que “está ahí por el Frente Sandinista y que ahora se atreve a criticar al gobierno”.

Seguramente, el presidente Ortega leyó el anuncio de EL NUEVO DIARIO, donde el alcalde sandinista anuncia ofrecer detalles de la conspiración de Rosario Murillo en su contra, la visión negativa del gobierno en su primer año y aspectos no revelados del pacto entre Ortega y Alemán, entre otras cosas.

Ortega se anticipó y arremetió fuertemente contra el alcalde Marenco, a quien sin mencionarlo, le expresó de nuevo que “cada quien debe asumir sus responsabilidades desde sus puestos”.

Ataque a los medios

“Zapatero a tu zapato”, reiteró Ortega en alusión a Marenco, pero, además, dijo que Managua está llena de baches y las casas de los pobladores deterioradas, dejando entrever que el alcalde se dedica a criticar a su gobierno en lugar de cumplir con las funciones edilicias.

El Presidente, como ya es costumbre, arremetió contra los periódicos, y ahora los acusó de alienar a los pobres al fomentar el espíritu de pobreza entre la población, y trató de reivindicar la justicia y los valores de los pobres y los contrastó con quienes tienen recursos, “los que pagan los medios de comunicación, las mentiras que reproducen”, y luego los acusó de estar en contubernio con la embajada americana, en la campaña contra los CPC.

Compara a CPC con Jcoops

Luego comparó a los CPC con las Jcoops que hace años creó Arnoldo Alemán, estructuras paraestatales creadas por su socio político para influenciar partidariamente a las bases liberales, hecho que se le revirtió al entonces Presidente, porque dichas juntas se aliaron, por sus necesidades e identidades, con el Movimiento Comunal, organización de perfil sandinista, ahora blanco de los CPC.

Acusó a los diputados ante la Asamblea Nacional de “somocistas”, porque “no pueden quitarle el poder a los CPC”, y además, los encaró por recibir salario y poder gracias al pueblo que los eligió.

Despreció el voto de 52 diputados e insistió en “que no pueden desaparecer al pueblo”, y luego amenazó a sus adversarios con desparecerlos, al afirmar: “Ellos pueden desaparecer, el pueblo no”.

Promotor de Mayorga

Como si fuese promotor de boxeo, el presidente justificó las vulgaridades de Ricardo Mayorga, quien momentos después pelearía contra Fernando Vargas, y dijo que desde Costa Rica le había hecho una llamada un día antes deseándole suerte.

“Claro, a Mayorga no lo quieren porque es humilde”, señaló, y justificó que las vulgaridades “son parte del show”. Luego invitó al boxeador “a encomendarse a Dios, antes de la pelea”.

Mayorga ha sido acusado en los tribunales nicaragüenses por supuesta violación a mujeres y supuestos fraudes, entre otros delitos.