•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Hace 34 años (1978), un niño guerrillero llamado Manuel de Jesús Rivera, apodado “La Mascota” por ser el más pequeño en edad del resto de guerrilleros, cayó un 5 de octubre mientras luchaba por el sueño de una Nicaragua libre. Fue por su gesta que el Hospital Infantil de referencia nacional, fundado en Managua el 17 de julio de 1982, lleva su nombre, como homenaje a su valentía.

El reciente mes de julio dicho hospital celebró 30 años. Y con orgullo, su director, doctor Gerardo Mejía, quien inició en ese cargo el 1 de noviembre de 2006, nos cuenta acerca de su historia y evolución.

La Dirección del centro ha estado bajo diferentes médicos, el doctor Edmundo Miranda, pediatra, fue el primer director de “La Mascota“. El segundo en ocupar ese cargo fue el doctor Fernando Silva, poeta y especialista en pediatría. Luego tomó ese lugar el médico y cirujano pediatra Enrique Alvarado, y lo sucedió el doctor Pedro Rafael Pérez, especialista en pediatría.

De los fundadores

Del grupo de fundadores, se menciona al doctor Jorge Matus y al doctor Foad Hassan, “quien se retiró en julio, por jubilación, pues dijo que solo trabajaría 30 años, y así lo hizo”, nos informó Mejía. Además de ellos, quedan cuatro trabajadores del área administrativa, que son parte de los inicios de este centro, cuya subdirección esta a cargo de la doctora Miriam Chamorro.

Actualmente “La Mascota” cuenta con 740 trabajadores, de esos hay 80 médicos especialistas y 10 médicos generales. “También tenemos 70 médicos residentes, quienes están haciendo la especialidad para ser pediatras o cirujanos pediatras… Ellos se forman aquí en el hospital”, explicó Mejía.

267,463 pacientes

Los registros de ingreso se empezaron a contabilizar desde 1983, cuando 1,699 menores pasaron por este hospital para ser atendidos. Durante los siguientes años el incremento fue considerable, tanto así que en 2010 ingresaron 14,540 pacientes y en 2011 se atendió a 13,027 niños. “El total de ingresos en estos 29 años es de 267,463 pacientes”, indicó Mejía.

En relación al comportamiento de las consultas, es de 2 millones 935,639, lo que se traduce en 101,200 consultas por año. El hospital también guarda un registro que inició en el año 1988, donde se reporta que allí realizan por lo menos 2,680 cirugías por año.

Las especialidades

Enfocadas todas en la salud infantil, el Hospital “Manuel de Jesús Rivera” cuenta en la actualidad con 29 especialidades, aunque inició en 1983 con 9, y aumentó a 12 en 1989; en el año 1997 pasó a 19; en el 2002 fueron 21; en 2008 arribó a 28, y este año “concretamos Otorrinolaringología, que no teníamos”, agregó el galeno.

En detalle, las especialidades son: alergias, cardiología, cirugía cardiaca, oncológica, cirugía pediátrica, cirugía plástica, dermatología, emergencia, endocrinología, fisioterapia, gastroenterología, genética, hemato-oncología, infectología, neonatología, nefrología, neumología, neurocirugía, neurología, nutrición clínica, oftalmología, ortopedia, otorrinolaringología, pediatría general, psiquiatría, psicología, reumatología, terapia intensiva y urología.

Gastos de mantenimiento

Según Mejía, efectivamente se incurre en muchos gastos para dar mantenimiento adecuado y oportuno a este centro. “En principio, del Presupuesto General de la República destinado a este hospital, el 50 por ciento se va en salarios, y eso es necesario porque, como dijo la doctora Cuan, lo mejor de un hospital no es su edificio ni sus equipos, sino sus trabajadores”, refirió.

El segundo rubro en que se gasta es en medicamento y gases medicinales (oxígeno y aire), “aunque ahora estamos incluidos en un proyecto del Ministerio de Salud, para la producción de oxígeno en estas instalaciones a través de una planta, que será distribuido en todo el hospital para que no tengamos que comprarlo”, indicó. Ya se realizaron los estudios de factibilidad, aunque aún no ha arrancado la obra en sí.

“En términos de infraestructura, el hospital original empezó con un área de emergencia y una unidad de cuidados intensivos, ambas muy chiquitas, pero luego se ampliaron”, seguido se fue extendiendo con las salas de hospitalización para neonatología, infectología, cirugía, nefrología, terapia intensiva, lactantes, y ya en 1991 se construyó la sala de hematología; en 1992 surgió la sala de oncología, y otro servicio llamado Especialidades, que arrancó en 1998. Luego empezó el desarrollo de tres edificios para hemato-oncología, con su cuarto para consulta externa, su propio quirófano, laboratorio y un área psicosocial.

El médico indica que posteriormente se construyó el módulo docente, donde se encuentran el auditorio, la biblioteca, subdirección docente y aulas de clases, “que no son áreas de hospitalización pero sí para uso de los estudiantes de Medicina que vienen de quinto año, los residentes y también para las charlas que los especialistas tenemos los martes y jueves”, indicó el director.

Dentro del hospital mismo se cuenta con un albergue para los padres de familia que llevan a sus pequeños al centro hospitalario. La Asociación Nicaragüense para la Integración Comunitaria, Asnic, es la responsable de la existencia de este espacio, una organización no gubernamental que proporciona techo, cama, baño y demás necesidades a estas personas. Y existe otro albergue exclusivo para los familiares de pacientes de hemato-oncología.

Pero las obras de ampliación para una mejor atención en “La Mascota” no se han detenido, ahora mismo se está construyendo el área de cardiocirugía, que ya lleva un avance del 75 por ciento, y contará con sala de hospitalización, quirófano, cuidados intensivos y consulta externa. Por otra parte, se está iniciando la edificación de un área para imagenología, es decir, todo lo relacionado con rayos X y tendrá además un tomógrafo.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus