•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La Procuraduría en Defensa de los Derechos Humanos, PDDH, presentó un estudio en el cual señalan como una de las grandes deficiencias en la lucha contra la trata de personas la falta de un sistema único que registre las estadísticas de casos de trata, con indicadores que permitan dimensionar el impacto de este delito en Nicaragua.

Norma Moreno, Procuradora de la Niñez y la Adolescencia, al presentar los resultados del estudio “Estado situacional de la trata de niñas, niños y adolescentes en Nicaragua”, dijo que no existe una base de datos uniforme que registre las estadísticas de casos de trata por género, grupos etareos y otros indicadores, que permitan dimensionar oficialmente el impacto del delito.

Esto lo consideró como uno de los retos pendientes del gobierno en este tema, aunque en otras áreas Nicaragua es uno de los países con más avances en la lucha contra la trata de personas.

Otro aspecto pendiente es la proporción de personas y de funcionarios capacitados, lo cual es diferente por institución. En la Policía, el personal capacitad es del 85%, en el Ministerio de la Familia el 10%, mientras en el Ministerio Público es de tan solo el 2%. En el sistema judicial es del 1%.

Así mismo, en la región Atlántica no se utiliza un lenguaje sencillo y se limita a un solo idioma, sin incluir las lenguas maternas de la población indígena.

Los avances

Por otra parte, uno de los avances más importantes es la creación de la línea 133, bajo la dirección del Ministerio de la Familia, habilitada las 24 horas del día, que registró entre 2009 y 2011, alrededor de 20,000 llamadas de solicitud de información sobre Trata de Personas, mayormente en los puntos fronterizos.

Otros aspectos positivos son el accionar de la Coalición Nacional contra la Trata de Personas, dirigida por el Ministerio de Gobernación, la atención a las víctimas de la trata, además de un marco jurídico, normativo y procedimental, que tipifica el delito de trata de personas, orientado a la protección y ayuda a las víctimas y a sus familiares. Todo esto en cumplimiento de lo establecido en el Protocolo de Palermo.

El fiscal Xavier Morazán, jefe de la Unidad Anticorrupción y Contra el Crimen Organizado del Ministerio Público, alegó que la baja cifra de capacitación se debe a los pocos recursos institucionales, y a la prioridad que se brinda al personal de área especializada.

“Sin embargo, este año llevamos 16 casos, 10 acusaciones y seis condenas, otros están pendientes por completar la investigación. A pesar de las cifras de la PDDH, somos de los más efectivos en nuestra labor, y según el informe de trata de personas del Departamento de Estado de Estados Unidos, Nicaragua está en el nivel 1, entre los países que más cumplen con acciones contra este delito”, dijo el fiscal Morazán.

Según datos del Ministerio Público, el año pasado hubo una efectividad del 81.25% en las acusaciones contra los tratantes de personas en Nicaragua. Datos de la unidad especializada contra la trata de personas de la Policía Nacional señalan que se logró rescatar a 178 víctimas. Hasta el momento, 33 personas entre jóvenes, niñas y niños han sido liberados de sus captores.

Javier Lola, coordinador de fiscalización de la PDDH, comentó que nadie está a salvo de la trata de personas. Tanto la niñez como la adolescencia y los adultos, hombres o mujeres, pueden ser víctimas de este flagelo, para la esclavitud sexual o laboral. La mayor cantidad de denuncias de ese delito se registran en Chinandega, seguido de Managua y Bluefields, donde utilizan la pobreza de las personas para engañarlas y trasladarlas a los lugares de cautiverio, ya sea dentro o fuera del país.

La procuradora Moreno señaló al gobierno la necesidad de ampliar los programas de apoyo económico --principalmente a las mujeres-- en las zonas más pobres del país, para evitar que sean atraídas por los tratantes de personas.