•   Managua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El programa Eco Escuelas, impulsado por la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Sostenible, Fundenic, y el sistema Coca-Cola en Nicaragua, entró a su segunda etapa, con el objetivo de motivar la participación de la comunidad educativa de cuatro centros de la zona Norte de Managua, en acciones de conservación y de protección del patrimonio natural.

Las escuelas son Nueva Esperanza, Santa Clara, Santa Rosa y Bello Horizonte, y la primera etapa consistió en la conformación de una Red de Promotores Ambientales, la instalación de estaciones de reciclaje para promover el manejo adecuado de los desechos sólidos y la sensibilización ambiental.

En particular, las estaciones de reciclaje significan la disponibilidad de cuatro recipientes para clasificar la basura en papel, plástico, vidrio y metal.

En la segunda etapa se promoverá el conocimiento y la valoración de los recursos naturales y el medioambiente para su protección y su conservación, además, que se incidirá en el cambio de actitud a través de la realización de prácticas amigables con el entorno, explicó el presidente de Fundenic, Jaime Íncer Barquero.

El director de Asuntos Corporativos de Coca-Cola Femsa para Centroamérica, Arturo Campos, destacó que con la segunda fase del programa Eco Escuelas se beneficiará a 2775 estudiantes, a 89 docentes y a más de 5,000 pobladores que integran los núcleos familiares de docentes y de alumnos.

En ese sentido, el gerente de Asuntos Públicos y Comunicaciones de Coca-Cola para Centroamérica, Gustavo Guillén, dijo estar seguro de que “tanto los estudiantes como los docentes serán multiplicadores de los conceptos aprendidos en el programa”. “La educación en materia de recolección y clasificación adecuada de los desechos sólidos es fundamental para el mejoramiento de la calidad de vida y para la protección del medioambiente”, enfatizó.

El programa Eco Escuelas inició el año pasado en los centros Nueva Esperanza, Santa Clara, Santa Rosa y Bello Horizonte, y no solo ha ido cambiando la actitud de los estudiantes, de los docentes y de quienes los rodean, sino que ha dejado beneficios económicos, pues por la venta del material recolectado cada centro ha obtenido ingresos de C$2,000 hasta C$5,000, que utilizan para comprar material docente o para realizar mejoras a la infraestructura escolar.

Además, Dora Beatriz Gutiérrez, del quinto año del Colegio Santa Clara, fue premiada por su excelencia académica y por su interés en el programa con un viaje a San Diego, California, para conocer más sobre procesos de reciclaje, la contaminación de los recursos hídricos y la conservación del medioambiente.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus