•   Rivas  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Productores de plátanos de Rivas, asociados a la empresa Exportadores y Productores del Sur S.A., Exprosur, advirtieron que las exportaciones del producto que venden a Costa Rica están en peligro, debido a engorrosos trámites que está imponiendo la aduana de Peñas Blancas a la mercancía que va a salir de Nicaragua.

Sumado a esas trabas, la aduana está obligando a los ticos a nacionalizar las cajillas plásticas vacías que traen para empacar la fruta, por lo que al regresar con el producto, la aduana costarricense les cobra un impuesto de importación temporal por las cajillas, elevando así el costo de las exportaciones, y causando a la vez malestar a los importadores, según informó el gerente de Exprosur, Juan Carlos Espinoza.

Agregó que esta nueva disposición no es vista con buenos ojos por los exportadores, “ya que nos han manifestado que si las cosas continúan así, dejarían de importar plátanos de Nicaragua, y esto nos tiene preocupados, ya que por cada contenedor que dejemos de enviar al vecino país del sur, dejaríamos de percibir US$3,000”.

Explicó que el año pasado los ticos ingresaban con sus furgones hasta los centros de acopio de Rivas, pagando un impuesto temporal por la introducción de las cajillas, pero el administrador de Aduanas, Gustavo Sánchez, emitió una resolución administrativa en la que los obliga a nacionalizar las cajillas.

Según Espinoza, la nueva medida comenzó a hacerse efectiva justo cuando empiezan a trabajar con un nuevo cliente que está comprando un contenedor por semana y que pretende duplicar la importación, pero debido a los engorrosos trámites, están retrasando la salida, y los compradores han asegurado que podrían dejar de llevar plátanos nicas.

Un tramitador que por temor a represalias prefirió omitir su nombre, explicó que debido a la burocracia que existe en la Aduana de Peñas Blancas, los conductores de los furgones pasan hasta dos días para poder cruzar de un país a otro, y entre los afectados están los que se dirigen a los acopios de plátanos.

Calidad se deteriora

Según el productor Rodolfo Ampié, en estos casos los retrasos les provocan pérdidas, porque al no llegar los furgones a la hora estipulada, los plátanos permanecen expuestos al ambiente natural y se deshidratan, bajando la calidad.

A la vez, señaló que aumentan los costos de operación de la planta de acopio y se paralizan los trabajos en la finca.

En este sentido, Espinoza señaló que en lo que resta del año contemplan exportar solo con su nuevo cliente, más de 40 contenedores, cada uno con 50,000 unidades, “y si se caen las exportaciones perderíamos US$3,000 por cada contenedor, ya que nos veríamos obligados a venderlo en el mercado nacional a un precio más barato”.

Espinoza detalló que al nacionalizar las cajillas los importadores pagan más de US$300, por lo que reconoció que se les elevan los costos, ya que también tienen que pagar al lado tico otro impuesto: el de importación temporal.

Ampié agregó que entre sus colegas hay preocupación de que también se les ponga trabas a los compradores de los Estados Unidos y El Salvador. De acuerdo con los quejosos, a finales de julio enviaron una carta a la Dirección General de Aduanas en Managua, en la que exponen su preocupación por los trámites que provocan el retraso de la llegada y de la salida de los contenedores, pero que no han obtenido ninguna repuesta, y más bien en Peñas Blancas comenzaron a exigir la nacionalización de las cajillas.

El Nuevo Diario trató de conocer la versión del director de Aduanas de Peñas Blancas, Gustavo Sánchez, pero en su oficina dijeron que no se encontraba, y que sobre ese tema el autorizado para hablar era el área de Relaciones Públicas de la institución.