•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El Procurador General de la República, Hernán Estrada, aseguró la tarde de ayer que la decisión de desestimar la acusación contra dos canadienses y dos nicaragüenses que habían sido acusados por el delito de fraude por simulación en perjuicio del Estado, fue más que todo un cambio de acción, que consistió en deportar del país al extranjero Alexander Thorn.

La solicitud de desestimación de la causa fue presentada por la PGR el 8 de agosto, en el Juzgado Local Penal de Rivas, justamente donde tres días antes se había presentado la acusación contra los nicaragüenses César de la Trinidad Ibarra y Héctor José Lacayo Páez, y los canadienses Howard Wayne John Hodges y Alexander P. Thorn, o Alexander Peter Nojouks, quien abiertamente ofrecía por internet la venta de 538.5 manzanas en las zonas costeras de Playa Amarillo, de las cuales la PGR señalaba en la acusación que 108 pertenecían al Estado.

La solicitud de desistimiento presentada por el procurador auxiliar penal Francisco Mairena Larios fue de emergencia, y 41 minutos después de haber sido recibida en el juzgado, el juez suplente Bayardo Castillo la admitió y ordenó la inmediata libertad de los procesados, ya que permanecían con prisión preventiva, pues los habían remitido a audiencia inicial, después de que la jueza Raquel Sánchez admitió la acusación.

Según el escrito presentado por la PGR, el desistimiento fue de conformidad con el artículo 75 del Código Procesal Penal, el cual detalla que “el acusador particular podrá desistir de la acción por él ejercida en cualquier momento del proceso”.

Pero según el procurador Estrada, lo que hubo fue un cambio de acción más enérgico, que consistió en deportar a Thorn, y, efectivamente, una unidad de Migración y Extranjería llegó hasta las celdas policiales de Rivas a llevarse al canadiense en dirección a Peñas Blancas, donde se presume fue deportado a suelo costarricense.

De los cuatro que habían sido acusados, el rivense César Trinidad Ibarra fue el último en ser liberado, ya que salió de las celdas a las 7 pm, por lo que según su abogada, Sonia Calderón, no hubo un cumplimiento con la orden de libertad inmediata que giro el judicial a las 10:47 de la mañana del miércoles.

La abogada señaló que la acusación que presentó la PGR ni siquiera debió ser admitida, porque considera que no existía el supuesto delito de fraude por simulación, y agregó que la parte acusadora tampoco podía estar dirigiendo las investigaciones.

En la acusación, la PGR señalaba que los acusados habían creado una sociedad llamada Bahía de Oro Inversiones Sociedad Anónima, la cual posteriormente pasó a llamarse Iastra Development Nicaragua S. A., la que ofrecía a través de internet las 538.5 manzanas, de las cuales 108 eran del Estado.

Pero según Ibarra, él y los otros procesados nada tenían que ver con Thorn, debido a que se habían percatado de que se trataba de un estafador, y por eso hasta lo denunció públicamente.