•   Manaç  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Con reservado estado de salud se encuentra Lisseth Sequeira, la mujer que perdió a su hijo de ocho semanas de gestación tras ser secuestrada y golpeada por sujetos que se oponen a su protesta contra el Consejo Supremo Electoral, CSE, y la demanda por el cambio de magistrados de ese poder del Estado.

Ella fue internada en el Hospital “Bertha Calderón” la tarde de ayer, luego de ser valorada por doctores del Instituto de Medicina Legal, IML, adonde había acudido como parte de los procedimientos de investigación de la denuncia interpuesta por la agresión sufrida el domingo.

Representantes del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Cenidh, le dieron acompañamiento en las diligencias desde la mañana, pero dada la hemorragia que sufría, los doctores recomendaron su inmediata observación e internado en el centro hospitalario antes mencionado.

“Los retratos hablados y la inspección ocular de los hechos ya no se pudo realizar por la gravedad de su salud”, expresó Héctor Calero, divulgador del Cenidh.

La denuncia fue interpuesta hasta el miércoles en las instalaciones de la jefatura de la Policía Nacional, en Plaza El Sol, con acompañamiento de abogados del Cenidh, después de que oficiales del Distrito Siete de Policía le negaron formalizar la denuncia por la falta de la cédula de identidad, que con anterioridad le fue robada por supuestos trabajadores de la municipalidad, cuando ella y otros protestantes fueron desalojados a golpes el 19 de julio de este año.

Caso a la CIDH

Sobre el caso, el Cenidh envió carta a Tracy Robinson, la Relatora Especial de los Derechos de la Mujer de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, en la cual se explican las circunstancias del caso, y detalles tanto del ataque del 19 de julio como del pasado domingo.

“Al Cenidh le preocupa que la negatividad inicial de recibir la denuncia haya estado motivada por criterios ajenos al profesionalismo e imparcialidad que debe imperar en la actuación policial”, dice la carta, que destaca la falta de resultados de la investigación de la primera agresión.

La misma pide a la Relatora que solicite al Estado de Nicaragua la información sobre los hechos que dieron como resultado el aborto de Lisseth, así también insistir ante el gobierno en su deber de realizar una investigación exhaustiva, estableciendo las responsabilidades correspondientes, sancionando a los autores, y adoptar medidas necesarias para que hechos como estos no se repitan. La carta fue firmada por Mauro Ampié, Director del Cenidh.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus