•   Matagalpa, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Catorce casas colapsaron y otras 50 resultaron dañadas, mientras tres personas perdieron la vida debido a las lluvias que siguen cayendo desde hace ocho días en el municipio de San José de Bocay, departamento de Jinotega, las que han provocado, además, el desbordamiento del río La Golondrina.

Además de este caso, la Defensa Civil, a través de su segundo jefe, Néstor Solís, hizo un recuento de 23 personas fallecidas debido a las lluvias caídas en todo el país durante el presente invierno.

En San José de Bocay, además de las pérdidas económicas que aún no se han cuantificado, perdieron la vida cuatro personas originarias de las comarcas Kaysiwas y Faro Divino, donde las brigadas de rescate junto a los pobladores del lugar lograron sacar los cuerpos de la señora Joaquina García Ocón, de 32 años, y de su hija Daysi Torres García, de 12.

Ambas trataron de cruzar el río La Golondrina a pesar de que estaba crecido, por lo que fueron arrastradas por las fuertes corrientes y perecieron las dos. Se asegura que Joaquina estaba embarazada

Así mismo, dos jóvenes no identificados también fueron arrastrados por el río, y sus cuerpos no han sido encontrados, a pesar de los esfuerzos de las brigadas organizadas por la Alcaldía, el Ministerio de Salud, la Policía y vecinos de las zonas afectadas, por ello, según las autoridades municipales, fueron dados por muertos.

Según las evaluaciones realizadas por el área de Desarrollo Municipal de la alcaldía de San José de Bocay, a cargo de Darwin Flores Palacios, la infraestructura fue deteriorada en un 70%, principalmente las vías de acceso a las diferentes comunidades, entre las que están San Luis de Kaisiwas, empalme “Hermenegildo Zamora”, El Tigre, empalme “Antonio Rizo”, Aguas Calientes, empalme “Armando Herrera”, Santo Domingo, empalme “Patrocinio Pao”, San Juan de Awaswas, tramo Ayapal-Pueblo Amado, tramo Ayapal-Kantayawas, y tramo Ayapal-Runflin.

Estos tramos dañados son de vital importancia para el acceso a la cabecera municipal. Las afectaciones han sido deslaves que han obstruido el pase total a las comunidades del tramo de camino San Luis Kaysiwas, donde los daños son alcantarillas dañadas, vados aterrados, destrucción total del material selecto y el surgimiento de pegaderos.

Se asegura que 914 familias fueron afectadas al sufrir pérdidas de cultivos como maíz, frijol, café, cacao y musáceas, entre otros. Otras 50 familias fueron afectadas cuando los fuertes vientos que acompañaban a las lluvias, se les llevaron los techos de sus viviendas, aseguraron las autoridades

Hasta el momento, estas personas no han recibido el apoyo de la Defensa Civil ni del Sinapred, por lo que todo el esfuerzo ha sido por parte del gobierno municipal, pero le están enviando informes con los daños detallados al mayor William Castro, jefe de la Defensa Civil en la VI Región, y al secretario del Sinapred, para ver el tipo de ayuda que les puedan prestar.

23 muertos

Según el coronel Néstor Solís, segundo jefe de la Defensa Civil, 23 personas han fallecido, una está desaparecida, y 19,779 personas han resultado afectadas por las lluvias, de acuerdo con el reporte del impacto que hasta ahora ha tenido el período lluvioso sobre las poblaciones más vulnerables del país.

Según Solís, las mayores dificultades se han presentado en la región del Atlántico, que es donde el período lluvioso ha tenido un comportamiento “normal”.

De momento, dijo que no registran territorios en situaciones críticas, ya que como el comportamiento de las lluvias ha sido focalizado, de esa manera se han presentado los problemas.

El más reciente fue el de San José de Bocay, donde debido a la crecida del río La Golondrina, resultaron arrasadas 14 viviendas y se registraron tres ahogados, uno de ellos aún sin aparecer.

“Las lluvias están siendo focalizadas en la región del Caribe, que ha sido la más afectada con daños en caminos”, informó el jefe militar, quien valora como leves los registros de daños que, a la fecha, se registran en el país.

 

(Con la colaboración de Edith Pineda)