• Rivas, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

Después que los productores de plátanos de Rivas denunciaron que las exportaciones de esta fruta hacia Costa Rica estaban en peligro, debido a engorrosos y burocráticos trámites que se realizan en el complejo aduanero de Peñas Blancas, el presidente Daniel Ortega giró instrucciones para que no se les continúe poniendo trabas.

Dicha información la confirmó Juan Carlos Espinoza, Gerente de la empresa Exportadores y Productores del Sur S. A., Exprosur, la cual aglutina a 33 productores del departamento de Rivas que se dedican a exportar plátanos de primera calidad, a Costa Rica, Estados Unidos y El Salvador, pero a mediados de esta semana señalaron públicamente que las ventas que hacían a importadores ticos estaban en riesgo, debido a trámites burocráticos y a nuevas disposiciones, que en vez de facilitar las exportaciones las obstaculizaba.

Según Espinoza, el respaldo que les brindó el presidente Ortega se hizo a través del Ministro de Fomento, Industria y Comercio (Mific) Orlando Solórzano, “quien me expresó vía telefónica que el presidente Ortega al enterarse de la información que dimos a conocer a través de EL NUEVO DIARIO, lo había llamado para que girara instrucciones a que se suspendieran las trabas que nos estaban afectando”, indicó.

“El respaldo del gobierno es muy acertado, porque entre nosotros existía temor de que se suspendieran las exportaciones a Costa Rica, ya que los retrasos para cruzar de un lado a otro la frontera de Peñas Blancas ocasionaban mayores gastos al proceso de exportación, y las frutas no pueden estar mucho tiempo expuestas al ambiente natural, tal como sucede cuando se retrasa la llegada de los cabezales con los contenedores”, indicó Espinoza.

El productor Donald José Obregón, quien cultiva 80 manzanas de plátanos, entre los municipios de Buenos Aires y de Belén, agradeció la respuesta inmediata que les brindó el gobierno, “ya que trabajamos con los bancos para producir frutas de primera calidad y de exportación, y si se nos caen las exportaciones sería algo catastrófico, porque tendríamos que inundar el mercado nacional y a precios bajos. Trabajar con intermediarios es otra desventaja para nosotros, ya que estos imponen sus precios”, señaló.