•   Estelí, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La Policía de Estelí impulsa una serie de acciones con miras a alcanzar un control efectivo de las armas de fuego en manos de civiles con el propósito de evitar hechos de violencia o asaltos donde esté de por medio el uso de las mismas.

En los seis municipios que conforman el departamento de Estelí hay cinco mil 81 armas de fuego, entre escopetas, pistolas y revólveres.

Investigaciones periodísticas indican que en este departamento hay 3 mil 938 personas, tanto del sexo masculino como femenino, que poseen armas de fuego.

Hasta el mes de junio, según se conoció, la Policía había constatado la existencia de un mil 800 armas de fuego por lo ha priorizado el proceso de verificación, tomando en cuenta que muchos propietarios andan con las licencias vencidas.

Aunque se afirma que el número de mujeres poseedoras o dueñas de armas de fuego es de solo un 20%, esa cantidad ha aumentado considerablemente con relación a décadas anteriores.

La teniente Yolanda Soza, jefa de Registro y Control de Armas, Municiones y Explosivos, de la Policía de Estelí, señaló que han intensificado una campaña de sensibilización con los poseedores de armas para que a quienes se les vencieron las licencias de portación, acudan a esa instancia ubicada en el mismo edificio donde funciona la delegación de la Policía de Tránsito.

Población reticente

En cada territorio rural o urbano las distintas direcciones de la Policía han aunado esfuerzos para llevar a cabo la verificación de las armas. Pese al trabajo de orientación desarrollado por los jefes de sectores de la Policía ha sido poca la cantidad de personas que se ha presentado a los puestos de verificación.

Detalló que en esas oficinas los ciudadanos reciben las orientaciones debidas y adelantó que la tramitación de los documentos la ha simplificado y que para ello solo exigen como requisitos constancias de los jueces de distrito penal de audiencias y de juicio.

De igual forma se les indica que deben pagar un determinado importe ya establecido por la ley en la sucursal del Banco de la Producción de Estelí y luego presentar los comprobantes respetivos ante los funcionarios de Servicios Policiales para la renovación de las licencias.

Recalcó que varias armas, cuyos dueños se han visto involucrados en alteraciones al orden público o violentaron lo establecido en la ley 510 fueron ocupadas por los uniformados.

Sostuvo que aquellas personas del sexo masculino que se haya visto involucrada en delitos referidos a violencia doméstica o abusos sexuales está de por vida privado de recibir una portación de armas.

Ratificó que aquellas personas que no han verificado sus armas en el período programado deben abocarse a los jefes de sectores en cada zona.