•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La casa de Maribel Reynosa queda en la parte alta del barrio El Laurel, en el Distrito III de Managua, pero vive en peligro constante sea temporada lluviosa o verano, por la inestabilidad del terreno y por las paredes del cauce Ticomo que no cuenta con ningún tipo de revestimiento y está siendo intervenido en distintos puntos con obras de mitigación, por las velocidades con que bajan las aguas pluviales de la parte más alta de la cuenca.

Reynosa y sus tres hijos ven cómo poco a poco se derrumban las paredes del cauce, su casa es la última de la cuadra, una calle inaccesible, que se encuentra tras la otra vía no revestida donde se ejecuta la construcción de la micropresa El Laurel, que después de cuatro meses empieza a tener leves avances.

“Yo vivo a la orilla del cauce, pero mi terreno es alto, solo cuando llueve fuerte sobrepasa el nivel del patio, no nos dicen si nos quitarán o van a venir hacer algo aquí, yo he expuesto el caso a la gente de la alcaldía pero no nos han querido oír”, explica Reynosa.

Por su parte, Darling Somarriba precisó que los habitantes de las zonas aún más altas del barrio desvían las aguas hacia las familias que viven en las cercanías del cauce.

“Aquí son correntadas, esto se hace hondo, cuando no llueve empezamos a rellenar la calle entre todos los vecinos. Una vez la alcaldía nos facilitó una camionada de tierra pero nada más, las calles están fregadas y nosotros buscamos qué hacer, nos coordinamos”, indicó Somarriba.

El secretario de la comuna en declaraciones que ha brindado señala que hay proyectos que se estarán ejecutando aun en invierno, como el caso de la micropresa El Laurel, sin embargo, de las obras de mitigación esta es una de las más retrasadas en ejecución.

Las micropresas El Laurel y la de Loma Linda son de los proyectos más costosos, ambos suman C$32 millones, y se supone que cuando estén listas cada una tendrá capacidad para recibir 15,000 metros cúbicos de agua.

Convenio para ejecutar más obras

Hace unos días, la alcaldesa designada Daysi Torres firmó un convenio de cooperación con el presidente del Banco Central, Alberto Guevara, para la construcción de un muro de contención de unos 100 metros en la sección del cauce Ticomo que pasa por el barrio Lomas de San Judas.

La colaboración del BCN serán los materiales, la comuna capitalina será la unidad ejecutora. Se espera que 144 familias que habitan a orillas de ese tramo de cauce tengan mayor seguridad.

En el Plan de Inversión Anual, PIA de este año, la municipalidad designó una partida de C$8.4 millones para la construcción de dos cortinas hidráulicas, esto en las cercanías del puente vehicular de Ticomo.

Según las últimas cifras de la comuna, en Managua había 80 puntos críticos, 13 de los cuales fueron desactivados con las primeras lluvias del período, pero aún hay una gran cantidad en categorías B, C y D que deben ser monitoreados de manera constante.