•   Chinandega, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La falta de condiciones en las terminales de buses, las quejas por parte de los usuarios, los baños nauseabundos y la estrechez de los pasillos atiborrados de basura, son una problemática que no solo viven los viajeros al salir de Managua, sino que al llegar a sus destinos enfrentan las mismas miserias.

Al igual que en Managua, durante el invierno y el verano, los miles de pasajeros que abordan autobuses en las dos terminales ubicadas en el Mercado de Mayoreo “El Bisne” y en el Mercadito Santa Ana, en Chinandega, no solo carecen de comodidad, sino que también están expuestos a accidentes por el desorden vehicular que impera en esos locales.

En “El Bisne”, es notoria la falta de asientos, de servicios higiénicos, de venta de comida saludable y de celadores. De ese mercado salen las unidades hacia Managua, Corinto, El Guasaule, Chichigalpa, León, Matagalpa, Masaya, San Pedro del Norte, San Juan de Cinco Pinos y Posoltega, entre otros.

Ahí está la terminal de los microbuses interlocales hacia la capital, donde los lunes y los viernes, principalmente, es un suplicio abordar las unidades debido a la gran cantidad de estudiantes y de trabajadores que viajan.

En horas de la madrugada, estudiantes que van hacia las universidades de la capital han sido presas de delincuentes, debido a la falta de seguridad. “Es triste que sus padres con sacrificio les den un poco de dinero para cubrir sus necesidades, y que un ladrón se lo lleve”, dijo un pasajero.

Remedo de terminal

En la referida terminal existen algunas áreas techadas y un área de servicios higiénicos que son privadas, y los usuarios pagan tres córdobas por utilizarlas, lo cual resulta costoso para los que llevan completo su pasaje.

El propietario de una empresa de Chinandega afirmó que en la parte norte ofreció instalar servicios higiénicos, sin cobro, pero las autoridades edilicias no aceptaron, y ubicaron un contenedor para basura.

Luis Rodríguez, usuario de microbuses interlocales de Chinandega-Chichigalpa, dijo que debe esperar mucho tiempo porque los choferes salen hasta que las unidades están llenas.

“Por eso a veces demoramos en llegar al trabajo. A esto no se le puede llamar terminal, no tiene condiciones. Sugiero que coloquen abanicos, porque el calor es infernal, y hay que tomar en cuenta que muchos hipertensos también son usuarios”, indicó.

En similares términos, se pronunció Remigio Solórzano, quien afirmó que Chinandega, por su pujanza económica y por su belleza turística se merece una terminal decente.

José López, originario de esta ciudad, sugirió trasladar del lugar a vendedoras ambulantes y fijas, porque la terminal no puede estar convertida en mercado.

Espacios incómodos

El espacio de “El Bisne” es incómodo. Buses y taxis están en un mismo espacio, por lo cual han ocurrido accidentes. Esto requiere la presencia de efectivos policiales, que únicamente llegan al lugar cuando hay denuncias.

“Esta terminal debe ser trasladada a otro lugar, y debe ser amplia, bien diseñada, con bahías establecidas, que anuncien la hora de salida y el destino de los autobuses para orientación de los pasajeros”, expresó un comerciante del lugar.

María Rentería, quien viaja constantemente a la ciudad de León, expresó que es lamentable observar a niños y ancianos de pie por la falta de asientos. Además, recomendó a la administración del lugar mantener limpia la terminal.

“No hay una banca donde sentarnos; sería bueno ubicar abanicos y un televisor para mientras abordamos el interlocal”, expresó Aura Maradiaga.

El ingeniero Julián Espinoza, quien labora para un proyecto en Chinandega, afirmó que le toca viajar hasta la ciudad de Granada, por lo que llega tarde, debido a que hay que esperar hasta que los microbuses estén llenos.

Reinaldo Valdivia, oriundo de Chichigalpa, afirmó que en el verano hay que soportar calor y en el invierno lluvia, porque no hay dónde protegerse, y rápido se perciben enfermedades porque el lugar está demasiado sucio por la acumulación de basura.

En la terminal de buses del Mercadito de Santa Ana, salen unidades hacia los municipios Puerto Morazán y El Viejo. Ahí la situación es peor, porque las unidades se estacionan en la calle, y los usuarios tienen cero comodidades.

Unidos pueden construir terminal

Roberto Avelares, Presidente de la Cooperativa de Servicios Interlocales Chinandega-Managua, COSERICHIMA, manifestó que el terreno de dos manzanas donde funciona la terminal “El Bisne”, es propiedad de la Alcaldía de Chinandega, por lo tanto, no pueden construir ahí, aunque con el aporte de US$1,000 de cada socio construyeron una sala de espera, una oficina, un auditorio y un cafetín.

“Los transportistas haciendo un esfuerzo podemos llegar a construir terminales modernas en esta ciudad. Tenemos 12 años de funcionar como cooperativa, si nos ponemos de acuerdo podemos alcanzar ese logro y pedir la administración de la terminal”, afirmó.

Explicó que mejorar las condiciones debe ser un esfuerzo de todas las instituciones relacionadas con el transporte, y admitió que los lunes, principalmente, carecen de vigilancia y ocurren asaltos.

El funcionario dijo que cada día se mueve un promedio de 9,000 personas por la terminal, incluyendo turistas extranjeros, por lo que el negocio es rentable.

Luis Manuel Pérez Espinoza, Vicepresidente de la Cooperativa de Transportistas Interlocales Chinandega-León, COTRIN, dijo que han propuesto la privatización de la terminal a manos de los transportistas, al igual que Estelí, pero la comuna no acepta.

Además, han solicitado el reordenamiento, porque muchas taxis y triciclos permanecen en el sitio, y tampoco han encontrado eco en la comuna, que diariamente recoge miles de córdobas por el cobro de peaje en la terminal.

Falta atención gubernamental

El alcalde de Chinandega, Enrique Saravia Hidalgo, manifestó que las terminales son competencia de las cooperativas de transporte, y le corresponderá al nuevo alcalde --que será electo el 4 de noviembre próximo-- incluir en sus planes la construcción de las terminales.

Recomendó que estas funcionen fuera del área de la ciudad, pues las que funcionan actualmente fueron hechas sin planificación, tras un incendio en el mercado central de Chinandega.

Manifestó que una empresa constructora de viviendas ofreció construir una terminal, pero apenas eran dos manzanas, y se requiere una área de por lo menos cinco manzanas para que funcione con todas las condiciones necesaria para el usuario.