•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Cada mes, Rosario Espinosa paga su factura de agua sin saber cómo hacen los operarios de la Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados, Enacal, para ver el consumo que marca su medidor, ya que se encuentra soterrado en un hueco cubierto por basura.

Aunque el medidor resulta ilegible para calcular el consumo, según Espinosa el cargo que paga mensualmente por el suministro de agua no es una cuota fija, sino un costo “real”.

La molestia de esta vecina del barrio Monseñor Lezcano no es solo eso. También lamenta los frecuentes cortes del servicio a “cualquier hora” del día.

Los reclamos de esta señora se multiplican en otros barrios del Distrito II, como Acahualinca, Santana, la colonia Morazán y Linda Vista.

Rosibel Alvarado, habitante del sector Alemania, en el barrio Acahualinca, comentó que la semana pasada la comunidad pasó dos días y dos noches sin el servicio de agua. Algo que según Alvarado se ha convertido en una constante cada semana, ya que los cortes se prolongan cada vez más por más tiempo.

“Sabemos la hora en que se va, pero no cuándo va a regresar. El agua se va desde las siete de la mañana y viene casi a medianoche. Ya no hallamos qué hacer, porque vivimos en la angustia de estar recogiendo agua. Los que trabajan tienen que andar bañándose en casas ajenas de familias o amigos en otros barrios”, dijo Alvarado.

Juan de Dios Ramos Reyes, otro usuario, se quejó de las irregularidades del suministro de agua, ya que la suciedad de los servicios higiénicos se ha convertido en una pesadilla para los pobladores, pues deben utilizar el agua para otras labores del hogar.

“Los servicios sanitarios son una pestilencia. De nada sirve que paguemos el agua. Eso sí, el recibo sí viene cada mes. Por otra gente que tiene el servicio ilegal es que ellos (Enacal) se justifican por los cortes de agua. Pagamos justos por pecadores”, dijo el poblador.

Servicio podría mejorar

Recientemente, Enacal inauguró un pozo de agua potable ubicado en la Colonia Morazán, con el cual según un comunicado de la empresa, beneficiarían a más de 12,000 habitantes de los sectores aledaños.

Esta obra pretende reducir los horarios y aumentar la presión del suministro del vital líquido a los sectores de la urbanización Virgen de Guadalupe, de La Chureca, barrio Alemania Democrática, “Rafael Ríos”, “Alfredo Silva”, Huellas de Acahualinca, Linda Vista Norte y barrio Cuba, los cuales antes tenían el servicio entre cinco y ocho horas al día.

“El nuevo pozo, ubicado en el Colegio Francisco Morazán, tiene una capacidad de producción de 1,200 galones por minuto. El proyecto contempló, además, la instalación de redes y acoples.  Las obras tienen una inversión de C$4,800,000, provenientes de fondos propios de Enacal y de la Alcaldía de Managua”, refiere un comunicado en el sitio web de la empresa.

Los pobladores esperan recibir un mejor servicio con la realización de esta obra.