• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

Nicaragua es el país con la mayor carga tributaria de América Latina, solo superada por Chile, destaca el tercer informe de Coyuntura Económica de 2012, que presenta hoy la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social, Funides.

De acuerdo con el análisis del documento, la carga tributaria en Nicaragua ha subido fuertemente en la última década, al pasar del 13.5% del Producto Interno Bruto, PIB, al 19.4% del PIB que reportó el año pasado, lo que hace menos competitiva la actividad económica en relación con el resto de países de la región.

“La carga tributaria en Nicaragua ha aumentado para poder financiar un mayor gasto y mantener la estabilidad macroeconómica, es menor en el resto de Centroamérica, ya que estos países tienen menor gasto relativo al PIB. El Cosep ha planteado que el objetivo de la reforma no debería ser recaudatorio en el corto plazo”, explicó el director ejecutivo de Funides, Carlos Muñiz.

Agregó que otros países de América Latina registran un 16% de sus ingresos tributarios en relación con el PIB.

“México tiene un 10% de ingresos tributarios, pero tiene petróleo también, y eso le compensa un poco. Honduras 14%, y el resto de Centroamérica tiene 16.1% contra 19.4% de Nicaragua y 16.1% de América Latina”, agregó.

Impuestos más altos

Por su parte, el presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada, Cosep, José Adán Aguerri, indicó que la carga tributaria del país es la más alta de América Latina, precisamente porque se pagan los impuestos más altos.

“Nosotros tenemos la tasa más alta de Centroamérica, tenemos la tasa de IR (Impuesto sobre la Renta) más alta, que es 30%; en el resto de Centroamérica es más baja. Tenemos el IVA (Impuesto al Valor Agregado) más alto, tenemos una serie de productos que se incluyeron en el ISC (Impuesto Selectivo de Consumo), entonces es una estructura impositiva que tiene la particularidad de tener por un lado esa realidad, y, por el otro lado, afecta de manera específica a un sector reducido, como es el sector formal”, añadió.

Aguerri señaló que por ello el Cosep está analizando cómo reducir y equiparar a los niveles de Centroamérica el sistema tributario, y por eso “el énfasis nuestro en ampliar la base de contribuyentes y buscar que se reduzca la evasión, para poder dar respuesta a los temas”.

“La evasión permitiría que, efectivamente, haya más gente pagando, y eso ayude a que bajen los impuestos que hoy tenemos para poder, de esa manera, asegurar que los recursos que necesita el gobierno lleguen a través de una mayor participación y no como está en este momento, focalizado al sector formal”, apuntó.

Composición de los impuestos

En su informe, el Funides detalla que del total de los ingresos vía impuesto que el gobierno percibe, el Impuesto sobre la Renta, IR, tiene mayor participación y ha venido incrementándose a la par de la carga tributaria.

“Esto te lleva a un sistema fiscal más equitativo vía Impuesto sobre la Renta, y a ser más eficientes, porque los impuestos al consumo y al comercio exterior son más distorsionantes, en el sentido de que el IVA te graba el impuesto de manera uniforme, pero el impuesto a la importación depende de si se produce interna o externamente”, explicó el director ejecutivo del Funides.

En este sentido, la participación del IR en la carga fiscal es del 35%, acercándose a la media de América Latina, y un poco por encima del resto de países de Centroamérica. Mientras, el aporte del Impuesto al Valor Agregado, IVA, que se ha mantenido en los últimos años, es del 40.5%.

El Impuesto Selectivo de Consumo, ISC, tiene un participación del 19.1%, y el tributo al comercio internacional se ha reducido con una participación del 4.8%. Este era de un 8.3% en 2002.

Así mismo, los ingresos directos que el país percibió el año pasado fueron de un 35.6%, similar al promedio de las otras naciones de la región centroamericana, mientras los impuestos indirectos fueron de un 64.4%.

Aunque el Funides sugiere que hay un margen para que el IR se siga incrementado en el contexto de una reforma fiscal, señala que no es conveniente que se haga sobre la base de los asalariados y empresas que ya lo pagan, sino reduciendo la evasión fiscal y tratamientos diferenciados.

Otra de las observaciones sobre la estructura del sistema tributario que hace el Funides es que el gobierno sea más eficiente en el gasto público, y especificar a la población en qué está gastando esos ingresos, para animar a los ciudadanos a pagar sus impuestos.