• MANAGUA /AFP |
  • |
  • |

La justicia de Nicaragua inició este jueves una audiencia de apelación para determinar si revierte o confirma la condena a 22 años de prisión que purga en este país el estadounidense JasonZacharyPuracal, por lavado de dinero y narcotráfico, informó una fuente judicial.

El caso es conocido por tres magistrados de la Sala Penal del Tribunal de Apelaciones de Granada, 45 km al sur de la capital, en una audiencia que podría durar cinco días, dijo la portavoz del complejo judicial, María Elena Campos.

Puracal fue detenido el 11 de noviembre de 2010 junto a diez nicaragüenses en San Juan del Sur, un puerto del Pacífico cercano a la frontera con Costa Rica, bajo cargos de "pertenecer a una célula criminal que se dedicaba a trasladar drogas vía acuática y terrestre hacia El Salvador y Guatemala", precisa una nota de prensa del Tribunal.

Un año después, fue condenado a 22 años de prisión por los delitos de crimen organizado, lavado de dinero y transporte ilegal de estupefacientes, mientras que el resto de los detenidos recibió penas de 15 a 26 años.

Según la acusación, "Puracal utilizaba su oficina de bienes raíces para comprar propiedades con dinero proveniente del narcotráfico y se dedicaba a recibir la droga proveniente de Costa Rica para trasladarla al Salvador y Guatemala, usando el litoral Pacífico de Nicaragua".

La denuncia señala que el norteamericano y el nicaragüense Manuel Espinoza "eran los líderes de una red de crimen organizado".

El defensor del estadounidense, el abogado Fabbrith Gómez, apeló la sentencia y pidió a la justicia revertir la condena alegando falta de evidencias.

Congresistas apelaron a Ortega

Un grupo de 43 congresistas estadounidenses envió en mayo pasado una carta al presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, para pedirle la revisión del caso de Puracal, alegando que su proceso adoleció de irregularidades.

En la carta, los representantes afirman que Puracal se declaró inocente en repetidas ocasiones y que sus derechos fueron violados durante el juicio.

También se pronunció sobre el caso el Grupo de Trabajo sobre la detención arbitraria de las Naciones Unidas, en otra misiva enviada al gobierno nicaragüense en la que aduce que a Puracal "le fue negado el derecho a un tribunal competente", según la prensa local.

El estadounidense es un ex voluntario de los Cuerpos de Paz en Nicaragua que se casó con una nicaragüense con la que tiene un hijo.