• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

Para contribuir a la reducción de la vulnerabilidad de las personas y promover la prevención y preparación frente a emergencias y desastres, la Cruz Roja Nicaragüense lanzó ayer el proyecto “Fortalecimiento de las Capacidades de Preparación y Respuesta ante Multi-amenazas, con énfasis en sismos en áreas urbanas del Distrito II de Managua”, Dipecho VIII, cuyo costo es de 800 mil euros (aproximadamente C$2 millones 360 mil).

Dicho proyecto inició en el año 2004 y desde entonces se ha ejecutado en diferentes fases gracias al apoyo de la Dirección General Humanitaria y Protección Civil de la Comisión Europea, Echo. Este año los barrios del Distrito II que serán beneficiados son: Acahualinca, Batahola Norte y Sur, Bóer, Brisas del Xolotlán, Cristo del Rosario, Cuba, “Carlos Núñez”, “Daniel Enrique Chavarría”, “Javier Cuadra”, “Juan Emilio Menocal”, Los Arcos, Monseñor Lezcano, San Antonio y San Sebastián, donde suman un total de 172,545 habitantes, a quienes se les está capacitando en primeros auxilios básicos, combate contra incendios y estructuras livianas colapsadas, entre otros temas.

El ingeniero Clemente Balmaceda, presidente del Consejo Nacional de Cruz Roja, explicó que este proyecto está dirigido a trabajar con la comunidad, las diferentes entidades del Gobierno y organismos no gubernamentales, en una estrecha coordinación con el Sistema Nacional para la Prevención, Mitigación y Atención de Desastres, Sinapred, la Defensa Civil, Ministerio de Educación, Ministerio de Salud y, sobre todo, con la Alcaldía de Managua.

Del mismo modo, señaló que el Distrito II, al igual que otros sitios de Managua, “está cruzado por fallas sísmicas, entre ellas la del estadio, que se activó en 1931 destruyendo Managua… También lo cruzan otras fallas como la de los bancos, la prolongación de la falla del barrio San Judas, así como zonas de deslizamientos como la de Los Martínez, y zonas de inundaciones”.

En 2011 Dipecho trabajó en el Distrito IV, que según Balmaceda “quizá sea el que tiene la falla más activa, que es la de Tiscapa (conocida como la falla de Chico Pelón) que se activó en 1932 y de eso ya vamos a cumplir 40 años”.

Hospitales y escuelas, parte del proyecto

Balmaceda también informó que este proyecto incluye trabajar con los hospitales y centros de salud de la zona, con una metodología que ha desarrollado la Organización Panamericana de la Salud, OPS, llamada Hospitales Seguros.

“Vamos a hacer un diagnóstico en conjunto con la Universidad de Ingeniería, UNI, para conocer el comportamiento estructural y no estructural, es decir, aquellas cosas que están adosadas a la estructura, como cielos falsos o anaqueles, y ver cuál sería su comportamiento ante un sismo y así dar las recomendaciones”, subrayó el funcionario de la CRN.

Con esta misma dinámica se trabajará con el Ministerio de Educación para que ante algún evento estén informados en cómo evacuar las escuelas.

En tanto, el doctor Paul Borge, representante del área de Epidemiología, del Ministerio de Salud, dijo que dicha entidad dentro del contexto de gestión de riesgo, desarrolla la estrategia de preparativos institucionales para situaciones de emergencias y desastres, en cumplimiento a la Ley 337 y de las orientaciones del Gobierno.

Revisarán otros ejercicios

En el caso del Estado Mayor de la Defensa Civil, parte involucrada en este proyecto, revisarán el cumplimiento del Dipecho VII, que se realizó en 2011, y en este año “asumimos la responsabilidad de ejecutar un componente relacionado a la atención a desastres y a la preparación de la población en la gestión de riesgo”, manifestó el coronel Néstor Solís, segundo jefe de la Defensa Civil.

Agregó que “nos seguiremos involucrando en apoyo a la CRN y a las autoridades del Distrito II, a fin de lograr con el éxito el cumplimiento de los objetivos, principalmente en los distritos de las zonas costeras, donde tenemos proyectado la atención a casi 1,200 familias ante un inminente crecimiento del nivel del Lago de Managua, que sobrepase la máxima del 2010 que fue de 42.76 metros sobre el nivel del mar, pero por ahora se mantiene en 41, aunque el comportamiento de las lluvias no indica todavía que tengamos esa amenaza”.

Fabio Segura, asesor técnico de la Dirección de Geología y Geofísica del Instituto de Estudios Territoriales, Ineter, recordó que dicha institución tiene 30 años de trabajar con el tema de los peligros naturales de Nicaragua, especialmente los de Managua, “y queremos ser enfáticos en que este año cumplimos 40 años desde el terremoto de la capital y 20 años del tsunami de 1992, y estamos reconociendo que es necesario la reducción de riesgos, donde proyectos como Dipecho ayudan en la realización de estudios necesarios para la toma de decisiones acertadas sobre bases científicas”, señaló, tras advertir que a medida que pasan los años, “las probabilidades de que haya un terremoto en Managua, crecen”.