• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

Un porcentaje importante de los hogares nicaragüenses continúa enfrentando serias dificultades económicas, y empiezan a percibir los efectos de los incrementos de los precios de los productos y servicios con una menor capacidad de compra, refleja el último informe de coyuntura económica de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social, Funides.

El incremento en los precios de los alimentos, transporte y energía sigue afectando las economías familiares, según la encuesta incluida en el informe de Funides, que señala que el 48.8% de la población encuestada se mostró afectada por el aumento en los precios de los alimentos.

Asimismo, un 30.1% de los encuestados dijo sentirse afectado por el incremento en los precios del combustibles, y un 19.9% por el alza en la tarifa de energía eléctrica.

Carlos Muñiz, Director Ejecutivo de Funides, dijo que “la gente comienza a notar un menor crecimiento de la economía, porque este año “hay menores perspectivas de empleo”.

Y es que la situación del empleo y de la inflación también aflige a los hogares nicaragüenses. Así lo reflejó el 29.8% de los encuestados, quienes consideran que sus perspectivas de trabajo disminuyeron este año. Un 20% adicional se mostró preocupado por la inflación del país.

De acuerdo con el documento, el 28.2% de los hogares indicó tener una mayor capacidad de compra, superior al 23.3% reportado en el mismo período del año pasado.

No obstante, el mismo informe expresa que solo una minoría de los hogares, el 26.7%, señalaron que los ingresos obtenidos vía salarios y remesas les permitían hacer compras como casas, mobiliario, equipos del hogar y automóviles.

Asimismo, un 4.4% de los encuestados señaló que este es un buen momento para comprar casa, el 11.8% mobiliarios y equipos del hogar, y el 1.3% automóviles.

Disminuye capacidad de compra

El informe de Funides revela también que la capacidad de compra de los hogares continúa baja, en relación con lo observado en diciembre del año pasado.

El 36.2% de los hogares opinó que su capacidad de compra en los próximos 12 meses será mayor a la actual y el 22.2% consideró que disminuirá.

En relación con el empleo, las expectativas de los nicaragüenses desmejoraron en relación con las encuestas levantadas en junio y diciembre del año pasado.

El 43.3% de los hogares considera que la situación del empleo será mejor en los próximos meses, el 36.7% piensa que se mantendrá igual, y el 14.9% afirma que empeorará.

Alzas también afectan a empresarios

La encuesta de Funides indica que los empresarios manifestaron que el precio de la energía, la inflación y los costos de los combustibles inciden negativamente en su confianza con respecto al comportamiento económico local.

Del total de 59 empresas encuestadas, el 20% percibió que la situación económica en general empeoró en relación con el año pasado, y un 6.4% siente una mejoría en este sentido.

Así mismo, el 34.3% de las empresas encuestadas percibe que la situación actual para la empresa privada ha empeorado, y el 8% dice que ha mejorado.

El 85% considera que el sistema judicial no es confiable.

Según la encuesta, entre los factores que inciden de forma negativa en el sector empresarial están la corrupción, con un 89.2%, el precio de la energía eléctrica con un 81.3%, la inflación con 70.4%, y el entorno político con un 68%.

Sin embargo, los mismos empresarios han considerado que hay otros factores que están incidiendo de forma positiva en la actividad económica del país, como la demanda de los productos o servicios en Nicaragua, un 67.4%; la disponibilidad de crédito, un 66%; la demanda de los productos o servicios fuera de Centroamérica, un 62.8%; la demande los productos o servicios en Centroamérica, un 57.4%, y la disponibilidad mano de obra calificada, 55.2%.

Nicaragua debe crecer más

Yalí Molina, Presidente de la Cámara de Comercio Americana de Nicaragua, Amcham, afirmó que “Nicaragua necesita crecer a un ritmo más acelerado, y es necesario restaurar la democracia, la institucionalidad, el Estado de Derecho y mejorar el clima de inversiones”.

Por su parte, el representante por Nicaragua ante el Banco Centroamericano de Integración Económica, BCIE, Silvio Conrado, declaró que Nicaragua podría dinamizar su crecimiento con una serie de proyectos que no han sido considerados en el estudio de Funides, cuyas inversiones provendrían de los sectores público y privado, en los sectores energéticos y construcción.

Por su parte, el economista Mario Arana opinó que “el país debe mejorar la eficiencia del gasto social” para amortiguar los efectos de un decrecimiento en la economía nacional.