• Rosita, RAAN, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

La inseguridad que según pobladores impera en el municipio de Rosita, Región Autónoma del Atlántico Norte, RAAN, obliga a los taxistas a suspender operaciones desde las seis de la tarde, aseguró Antonio Sotelo, Presidente de la Cooperativa de Taxis San Jerónimo, de este municipio caribeño.

“Ya desde las cinco de la tarde en adelante los cadetes no pueden trabajar porque son víctimas de secuestros, aquí no podemos salir fuera del municipio e incluso dentro del mismo sector urbano nos asaltan”, aseguró Sotelo.

El dirigente agregó que varios cadetes han sido despojados de las unidades, en el mejor de los casos aparecen en otros municipios, pero en el peor no aparecen, expone el quejoso.

Parqueo temprano

El cadete Francisco Altamirano dijo que siente miedo operar después de las 5 de la tarde, por lo que se parquea temprano y prefiere no salir a hacer viajes a menos que los usuarios sean conocidos.

Del mismo modo se refirió Reyna Chavarría, concesionaria de tres unidades de taxi, quien dijo que han orientado a sus cadetes parquearse temprano, porque hay mucha delincuencia en el municipio.

“Aquí a cada rato roban e incluso de día, nos sentimos abandonados por la Policía porque llamamos y no nos dan respuesta, yo estoy pidiendo a mis cadetes que dejen de trabajar temprano, pero incluso ahora hasta de día están operando los delincuentes”, aseveró Chavarría.

Asimismo, Chavarría se quejó de la falta de repuesta de la Policía Nacional, ya que según ellos, llaman y no llegan al lugar.

Mientras tanto, el taxista Ronald Altamirano informó que el pasado martes dos falsos pasajeros secuestraron a su amigo Dagoberto Herrera Cárcamo.

Según el denunciante los falsos pasajeros pidieron que los llevara a la comunidad de Bana Cruz, donde fue encañonado con pistola y lo obligaron a ir hasta Kuhawalita, donde lo dejaron y se llevaron el carro, que fue encontrado muchas horas después en el camino Siuna Río Blanco.

Temor a denunciar

Según nuestros denunciantes la situación se agrava más, ya que temen que haya pasada de cuentas para quienes interponen las denuncias, los delincuentes no operan solos.

El Comisionado Mayor Otilio Duarte Herrera, jefe de la Delegación Policial del Triángulo Minero, Prinzapolka y Mulukukú, al ser consultado por El Nuevo Diario negó que hayan tenido un reporte en la delegación de Rosita de un secuestro a un taxista o robo de una unidad.

“La situación no es como la están diciendo, yo estuve ahí varios días, anduve por las calles y no hay esa situación”, observó el jefe policial.