•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El año pasado, 109 activistas humanitarios fueron asesinados, 143 resultaron heridos y 132 resultaron secuestrados y en su mayoría no eran trabajadores humanitarios internacionales, sino personas que prestan ayuda en su país, trabajando al nivel más cercano a la población local. En conmemoración a este trabajo abnegado, el Sistema de Naciones Unidas, ONU, conmemoró el Día Mundial de Asistencia Humanitaria, que en Nicaragua se celebró con una feria de las instancias que son parte de la red de ayuda.

Helmut W. Rauch, Representante del PMA en Nicaragua, indicó que la asistencia humanitaria se aplica en casos de desastres naturales y por desplazamiento por guerras. En el caso de Nicaragua, el país es permanentemente vulnerable a fenómenos naturales como las inundaciones, los terremotos, las sequías y hambrunas.

“Estamos conscientes de cuándo hay eventos catastróficos y trabajamos mano a mano con el gobierno, con el Sistema Nacional de Prevención, Mitigación y Atención de Desastres, Sinapred, y con Defensa Civil para dar la respuesta pertinente”, expresó Rauch.

El representante de PMA especificó que existe toda una red de personas que trabajan con la ONU en la asistencia a nivel comunitario para laborar de manera más eficiente y adecuada.

Edgar Narváez, quien trabaja en salud sexual y reproductiva, así como punto focal del grupo “Únete”, como parte del apoyo en la respuesta humanitaria a través del Fondo de Población de la ONU, señala que su misión está en contribuir a reducir o evitar que se incremente la mortalidad o morbilidad, relacionada con partos en situaciones de emergencia, también a la violencia de género.

Condicionantes

“Cuando hay desplazamientos y la gente se concentra en albergues, muchas veces se tiende a incrementar los casos de abuso sexual en mujeres, niñas y adolescentes, que son las más vulnerables”, alega Narváez, agregando que en situaciones de desastre también muchas veces el sistema de salud local es afectado y se necesita mantener la asistencia a las mujeres embarazadas.

Por su parte, Yelba Soza, de la Dirección de Comunicación de la Organización Internacional para las Migraciones, OIM, mencionó que en su caso se asiste a los refugios y a las personas desplazas por diferentes motivos.

“OIM brinda asistencia humanitaria, se acompaña a la población afectada trabajando con los gobierno locales en asistencia de asesoría técnica. Formamos parte del grupo “Únete”, constituido por todas las agencias de la ONU, encargado de activarse cuando hay emergencias. Recientemente se activó con la tormenta tropical, facilitando asesoría técnica y kit no alimentarios”, expresó Soza.

El teniente coronel Juan Pablo Marenco, jefe de Capacitación de Defensa Civil del Ejército, destacó que se trabaja en coordinación como contra parte del sistema nacional de la red humanitaria, y tienen diez años como socios.

“Nuestro componente es la organización y capacitación de comunidades, escuelas y brigadas de voluntarios comunitarios. Nuestra función principal es la preparación para la defensa, y en los últimos diez años vamos por el orden de 4,000 comunidades con las que trabajamos, identificadas como vulnerables”, comentó Marenco.

En el acto conmemorativo participaron el Sinapred, Defensa Civil, Federación Luterana Mundial, la Universidad Centroamericana, representantes y funcionarios de las Agencias del Sistema de las Naciones Unidas, así como representantes de la Red Humanitaria y estudiantes universitarios.