•   Jinotega, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El norteamericano Basil Givner fue remitido a juicio oral y público ayer señalado de ser el principal implicado en la muerte del joven Harley Silva Soza, quien fue desmembrado a fines de julio en Jinotega.

“Si bien es cierto no existe ninguna prueba directa que ligue al acusado con la desaparición de la víctima, existen pruebas periciales como el dictamen presentado por peritos del Instituto de Medicina Legal”, señaló en su fallo el juez de audiencias de Jinotega, Erick Carvajal.

Dichas pruebas determinan, según el juez, que en el cuerpo de la víctima existía lesión de la tercera vertebra, del bazo, lesión del cuello y múltiples heridas con arma blanca.

“Por lo tanto, consideramos que existe la probabilidad de que el acusado sea el autor de estos hechos. Por estas razones la causa se remite a juicio oral y público, quedando como fecha tentativa el próximo 20 de septiembre, además, se ratifica la prisión preventiva para el acusado”, señaló el judicial.

A solicitud de la defensa, Carvajal ordenó un peritaje psiquiátrico y la valoración médica por parte del Instituto de Medicina Legal, para determinar el estado de salud del detenido.

Llamado dramático

Dalia Magali Zamora, en representación del Ministerio Público y ante la madre de la víctima, Corina Soza, leyó la acusación y presentó las pruebas documentales, periciales y testimoniales del caso, entre las cuales figuran las declaraciones del conductor de un camión de basura de la Alcaldía de Jinotega, quien junto con un recolector de desechos encontraron una bolsa que contenía una cabeza y un brazo humano, que luego reconociera Ivania del Socorro Úbeda, como partes del cuerpo de su primo, Harley Silva.

Por su parte, Hugo Guerrero, vecino de la casa que alquilaba el norteamericano, y quien dio parte a la Policía, declarando que tenía diez días de estar soportando un mal olor que salía de la casa de Givner, fue uno de los testigos de cargo.

Dicha denuncia llevó a la Policía a allanar la casa de alquiler de Givner, donde encontraron el pasado primero de agosto los restos desmembrados de Silva.

Mientras, Corina Soza, madre de la víctima, dirigió su mirada al acusado y le manifestó: “No tenías ningún derecho de venir a mi país a tomar la vida de mi hijo de esa manera, eres un asesino a sangre fría, un despiadado. Ni con tu vida vas a reponer la vida de mi hijo. Mi país, mi gente, este pueblo de Jinotega no te lo van a perdonar nunca”.

No obstante, el abogado defensor de Givner alegó que el Ministerio Publico no presentó un peritaje especializado en el cual se refiera que, efectivamente, los objetos ocupados en la escena del crimen fueron utilizados por su defendido.