•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

A casi tres semanas de que pobladores de tres barrios de Tipitapa denunciaron que el agua proveniente del pozo ubicado en el barrio Loma Verde está contaminada, no hay respuesta de la Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados, Enacal.

Será hasta mañana que una delegación de la empresa en Tipitapa reciba a una comisión de vecinos para abordar el problema.

Así lo confirmó Ricardo Osejo, representante de la Organización para la Defensa de los Consumidores, ODC, quien señaló que recientemente una comisión del Ministerio de Salud realizó una prueba del agua del pozo.

“Por fin tendremos una reunión con Enacal para ver el resultado del estado del agua, y para saber si vamos a seguir consumiendo ese líquido o no. Si no vamos a seguir consumiéndolo, otra vez tendremos desabastecimiento por completo durante días y noches enteras, pero se tiene que hacer por la contaminación”, expresó el líder comunitario.

Enfermedades

Graciela López, habitante del barrio Loma Verde, aseguró que al menos tres de sus cinco hijos menores de diez años han presentado problemas diarreicos durante las últimas tres semanas.

“Ni para un adulto es bueno tomar agua sucia, mucho menos para unas criaturitas. Se van a llenar de parásitos y no sabemos hasta qué otro tipo de enfermedades les puede dar”, dijo la señora.

Ricardo Osejo señaló que los vecinos afectados por el desabastecimiento de agua habían puesto sus esperanzas en la reciente construcción del pozo contaminado, de 380 pies de profundidad, y con una capacidad de producción de 300 galones por minuto, que fue perforado por Enacal.

“El fin de semana los pobladores realizamos dos asambleas, donde se plantearon dos grandes problemas: la falta de agua que es un problema histórico y ahora se suma el problema de la basura. Es un problema de contaminación, y eso aumenta la presión de la falta de agua, porque se necesita más agua para estar limpiando. Son dos cosas que van de la mano. Hay más suciedad y moscas y no hay agua”, dijo Osejo.

Carmen García, pobladora del barrio “Yuri Ordóñez”, asegura que en su vivienda al menos tres miembros de su familia han presentado alergia en la piel, lo cual es producto de la falta de higiene en los hogares por el desabastecimiento del vital líquido.

“No sabemos a qué punto vamos a llegar. Estamos viviendo en condiciones infrahumanas sin el agua. Todos los ciudadanos tenemos derecho a ese servicio”, concluyó.