•   San José, Costa Rica  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Un sorpresivo operativo realizado la tarde de este domingo por la Policía Municipal de San José, sorprendió a propietarios de negocios que se dedican al envío de encomiendas a diversos departamentos de Nicaragua, los que fueron clausurados porque supuestamente no tenían sus permisos municipales al día.

Al menos 12 locales fueron cerrados en los alrededores del Parque “Braulio Carrillo”, popularmente conocido como La Merced, donde se concentran estos negocios que todos los fines de semana realizan el servicio de envíos de encomiendas a familiares de centenares de nicaragüenses que laboran en Costa Rica.

Marcos Darce, coordinador de planes de operaciones de la Policía Municipal de San José, dijo a El Nuevo Diario que este es un operativo de regularización de locales comerciales, pero que esta vez con la acción se comprobó que algunos restaurantes y salas de belleza estaban ejerciendo el envío de encomiendas sin contar con los permisos correspondientes.

El oficial informó que el Departamento de Patentes Municipales cerró 12 locales con administración mixta, es decir, de ticos y nicas. En realidad, los negocios pueden ser administrados por ticos o ser propiedad de ellos, pero los “encomenderos” que alquilan los establecimientos son nicaragüenses.

Darce dijo que tomaron en cuenta que hay muchas quejas de conductores de que los camiones que realizan el viaje y los mismos bultos de encomiendas obstaculizan el tráfico.

Afectados se quejan

Una mujer que se identificó solo como Vilma, una de las propietarias afectadas y de nacionalidad nicaragüense, dijo que la Policía actuó precipitadamente, ya que ella tiene al día sus recibos del Ministerio de Hacienda y su patente del Ministerio de Salud, y que por no haber cancelado tan solo el último trimestre en la Municipalidad, también le cerraron su negocio.

“Es un abuso. Incluso yo pago a un contador municipal para que lleve el control de mis papeles. Sin embargo, cerraron mi negocio. La Policía Municipal consultó a mi contador municipal, y este les dijo que yo iba al día, sin embargo me cerraron el negocio, afectando a mis clientes. Prometieron que mañana a las ocho me reabren el local”, dijo doña Vilma.

Para María Rojas, propietaria de “Encomiendas María Rojas”, y con 15 años de ejercer el servicio de encomiendas a Nicaragua, es la primera vez que la Policía Municipal realiza este tipo de operativos, y dijo que ella no fue afectada porque tiene todos sus permisos al día, para “garantizar el buen servicio a mis clientes”.

Según el oficial Marcos Darce, el operativo fue el inicio de una inspección de rutina que se da igual en otros negocios.

Pero la verdad es que ayer tarde muchos nicaragüenses se vieron imposibilitados de enviar encomiendas a sus familiares en Nicaragua, lo que incluye muebles, electrodomésticos, ropa, documentos y juguetes, entre otros.