•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Hoy a la una de la tarde iniciará en Managua, bajo estrictas medidas de seguridad, el juicio contra los 24 reos acusados de ser miembros de una célula internacional del narcotráfico que presuntamente lideraba Alejandro Jiménez, alias “El Palidejo”, a quien se le señala de haber ordenado el atentado en que murió el cantautor argentino Facundo Cabral.

Para la audiencia de apertura de juicio, considerado como el proceso del año, la Corte Suprema de Justicia, CSJ, acondicionaba este martes la Sala de Audiencias, donde a partir de hoy serán juzgadas las 24 personas, sobre quienes penden cargos por lavado de dinero, crimen organizado y transporte internacional de estupefacientes.

Pintores, carpinteros, electricistas y obreros que polarizan vidrios, daban los últimos detalles a la sala que resultó de la fusión de las salas 3, 4 y 5 del Complejo Judicial de Nejapa. Los trabajos, en algún momento, fueron supervisados por la fiscal general adjunta Ana Julia Guido.

La sala preparada para el juicio, considerado el proceso judicial de la década, fue pintada en blanco, el cielo raso del mismo color fue retocado, los ventanales polarizados, y el estrado donde estará la judicial fue barnizado. Además, fueron instalados parlantes en puntos estratégicos de la sala y un oasis.

Los principales acusados

En el juicio aparecen como principales acusados el otrora empresario de espectáculos, Henry Fariñas, y el exmagistrado suplente del Consejo Supremo Electoral, CSE, Julio Osuna Ruiz. También comparecerán 84 testigos y el propietario de la tienda de motocicletas Harley Davidson, Guillermo Terán Caldera, quien goza de arresto domiciliar.

Henry Fariñas sobrevivió al atentado criminal donde murió de varios impactos de bala el trovador y compositor argentino Facundo Cabral, cuando ambos se dirigían hacia el Aeropuerto Internacional La Aurora, en Guatemala, la mañana del 10 de julio de 2011.

Las investigaciones hechas por las autoridades guatemaltecas arrojaron que el atentado tenía como objetivo la eliminación física de Henry Fariñas, supuestamente por una venganza ordenada por “El Palidejo”.

Sobre la supuesta venganza de Jiménez contra Fariñas existen dos hipótesis. La primera es que “El Palidejo” mandó a matar a Fariñas porque supuestamente se negó a venderle el Nigh Club Elite, en Managua, y, la segunda, es porque presuntamente se habría quedado con dinero de “El Palidejo”, producto de una supuesta transacción narco.

Junto al otrora empresario de espectáculos también son procesados sus hermanos: Pedro Joaquín y Karla Fariñas. Esta última, según la Fiscalía, fue quien gestionó ante el suspendido juez Local Civil de Tipitapa, Guillermo García Calderón, la reposición de la cédula para José Fernando Treminio Díaz, quien resultó ser “El Palidejo”, pero el judicial suspendido en su momento desvinculó del caso a Karla Fariñas.

Los otros "peces gordos"

El exmagistrado suplente del Consejo Supremo Electoral, CSE, Julio Osuna Ruz, su hermano José (de los mismos apellidos) son, según la Fiscalía, quienes desde esa institución emitían cédulas a narcotraficantes extranjeros a US$1,500 cada una, (dinero) que luego presuntamente se repartían entre los hermanos Osuna, Carolina González, exsecretaria del otrora magistrado; Jorge Luis Acevedo, exasistente de Julio Osuna, e Isabel Rayo, quien hacía las veces de gestora.

En el caso de Guillermo Terán Caldera, el Ministerio Público asegura en la acusación que la tienda de motocicletas que este tenía, ubicada en el kilómetro 9 de la Carretera a Masaya, servía de punto de trasiego de drogas y de dinero a la ruta de tráfico de drogas que presuntamente manejaban Henry Fariñas y su estructura.

La droga viajaba de Costa Rica hacia Guatemala, pasando por las rutas de Nueva Guinea, San Carlos, Río San Juan, y hacía estación en Managua, donde se le entregaba a la célula de “Los Charros”, liderada por el mexicano Gabriel Maldonado Siller, quien se encargaba de trasladarla hasta Guatemala y México, refiere la acusación fiscal

Terán Caldera era el encargado de embuzonar la droga hasta por tres días en una bodega donde almacenan piezas y repuestos para motos, para luego ser entregada a otras personas que continuaban con la ruta.

Estrictas medidas de seguridad

Roberto Larios, vocero de la Corte Suprema de Justicia, CSJ, dijo que para la cobertura del juicio están acreditados alrededor de 50 o 60 periodistas entre nacionales y extranjeros, y que al menos tres canales de televisión tienen previsto instalar sus unidades móviles para transmitir en directo el inicio de la audiencia de juicio.

Entre los 60 hombres y mujeres de prensa acreditados para la cobertura hay 10 periodistas de Costa Rica y de Guatemala, indició Larios, quien agregó que a la sala podrá ingresar un familiar por cada reo.

Aunque las actividades en los otros juzgados no se detendrán, sí habrá algunas medidas, afirmó Larios, señalando como la más importante que el parqueo sur del Complejo Judicial será habilitado para los periodistas.

Como en ningún caso, los periodistas y reporteros gráficos acreditados deberán registrar su número de cédula, y en el caso de los periodistas procedentes del extranjero, deberán hacerlo proporcionando su número de pasaporte, explicó el vocero de la CSJ.

“Como parte de las medidas de seguridad, la Policía también va a registrar a los periodistas y a todos los que estemos en el juicio”, afirmó el funcionario judicial, que se adelantó en pedir la comprensión a los comunicadores por las incomodidades que el registro policial podría ocasionar.

La Policía y el Ministerio Público solicitaron que no se permitiera ingresar a la sala de juicio con teléfonos celulares, medida que incluye a los periodistas, pero la petición al final de la tarde fue descartada, y los hombres y mujeres de prensa podrán hacer uso del celular para hacer sus trasmisiones a sus respectivos medios de comunicación, confirmó el director de Relaciones Púbicas del Poder Judicial.