•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Convertirse en un incansable trabajador desde su escritorio, haciendo de cada crónica como si se tratara de la última, es lo que más ha disfrutado el periodista deportivo más influyente del país en sus más de 40 años de carrera. Pero Edgar Tijerino Mantilla no solo es el mejor cronista de Nicaragua, también es un ser humano preocupado por formar una familia coherente a sus principios, y un hombre capaz de examinarse para convertirse en la mejor persona posible.

Su ejemplo ha calado tan hondo desde esas dos esferas, que recibirá el merecido homenaje de quedar inmortalizarlo en el Salón de la Fama el próximo 28 de septiembre.

La verdad es que ya es un inmortal del periodismo, una profesión que jamás creyó le daría tantos frutos, pero tampoco era el propósito cuando comenzó, sino “que siempre traté de ser muy bueno, y cada día que pasa lo intento sin importar que ahora tenga más de 60 años y más de 40 años ejerciendo este trabajo”.

Su prosa es tan ágil como versátil, capaz de atrapar al menos asiduo lector. Y lo mejor es que su historia la ha escrito a la par de los mejores atletas del país: Denis Martínez y Alexis Argüello, además, que vivió la época más reluciente del deporte nacional.

“Me encontré en el mejor escenario inimaginable desde que comencé mi carrera y eso me motivó más. Me obligó a ser todavía cada vez mejor. Disfruté tanto escribir de Denis y de Alexis y sus hazañas, algo que ya no disfrutó la nueva generación. Y con ellos están relacionados los momentos que considero los más importantes como periodista; la pelea de Argüello con Rubén Olivares, y estar en el Yankee Stadium con Denis Martínez en la loma contra los Yanquis”.

De esas crónicas tiene el más grato recuerdo, porque a su parecer crearon una referencia, a pesar de que no sabía cómo comenzar. “Creo que la de Alexis se quedó más en la gente con el título ‘Los mariachis callaron’, y con la de Denis, la arranque con ‘Los motivos del Lobo’”.

Su familia lo motiva

Pero hablar de Edgar Tijerino sin saber cómo mira a su familia es negar la esencia de este ser humano que nos sigue dejando un legado enorme.

“Para mí, la familia es lo que más me motiva. Mi mayor capital ha sido el esfuerzo por ser una buena persona; eso es lo más importante para mí. Trato de irme corrigiendo día a día, porque tengo un inmenso cariño a mi familia. Yo tengo entre mis seis hijos a cinco mujeres, y no quiero que ninguna de ellas me vea y me cuestione sobre algo. Prefiero no ser un buen periodista, prefiero ser un hombre anónimo antes que permitir que mi familia tenga algo de qué me cuestione. Eso jamás lo cambiaría por nada”, afirma.

Entre sus proyectos que pretende forjar en los próximos meses, consciente de que será más difícil cumplirlos ahora a los 69 años, está publicar un libro que hable de un resumen de los cinco Mundiales nicas, que titulará De Cayasso a Nemesio. También pretende escribir uno que hable sobre las grandes hazañas olímpicas de todos los tiempos, en un recuento de todos los Juegos Olímpicos con la presencia de los nicas.

Otro que ya está por publicar es un libro que se llamará Solo Fieras, una mezcla de grandes figuras como Pelé, Maradona y Jordan, hasta llegar a Messi, además de las figuras nicas, como Cayasso, Nemesio, Alexis y Denis.

“Ese es el legado que quiero dejar; el libro, lo escrito, es lo que más perdura. Ojalá me dé tiempo la vida para hacerlos. Porque, por ejemplo, aquí no tenemos un vídeo del Mundial del 72, pero si buscan la crónica de Nicaragua en ese Mundial, ahí lo van a encontrar en los periódicos, y eso es lo que pretendo con estos libros”.

Aunque no está seguro, todavía está considerando la posibilidad de escribir su autobiografía, de la que parece ya tiene el título: Yo Vago, a propósito de lo que un día su padre le dijo: “Te decidiste por la vagancia”, cuando desestimó seguir con la carrera de ingeniería por dedicarse --menos mal-- al periodismo, pero con la entereza que siempre le ha caracterizado.