•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El Ministerio Público pidió anoche un fallo de culpabilidad para el otrora empresario de espectáculos Henry Fariñas; para el exmagistrado suplente del Consejo Supremo Electoral, CSE, Julio Osuna Ruiz, y para otros 22 acusados de lavar C$150 millones y US$3 millones provenientes de actividades del narcotráfico.

La petición fue hecha por el jefe de la Unidad Anticorrupción y de Lucha Contra el Crimen Organizado, el fiscal auxiliar Javier Morazán, durante la apertura del juicio contra los presuntos miembros de una red internacional del narcotráfico.

A los 24 reos el Ministerio Público les imputa la presunta autoría de los delitos de transporte internacional de estupefacientes, crimen organizado y lavado de dinero, y el exmagistrado Osuna y otros cinco acusados también enfrentan cargos por falsedad ideológica.

Aunque el representante del Ministerio Público pidió el fallo de culpabilidad para los 24 indiciados, los principales señalamientos los hizo contra Henry Fariñas, el supuesto blanco del atentado del 9 de julio de 2011, que terminó con la vida del trovador argentino Facundo Cabral. Por este crimen, Alejandro Jiménez, alias “El Palidejo”, está preso en Guatemala a la espera de juicio.

Según la Fiscalía, Henry Fariñas creó en Nicaragua una banda de narcotraficantes que trasegaba droga de Costa Rica hacia Guatemala, la que luego era entregada al cártel de La Familia Michoacana.

Al hacer los lineamientos de la acusación, el fiscal Morazán dijo que Fariñas, además, creó pequeñas células con el mismo propósito, y también 12 sociedades anónimas de empresas de maletín para lavar el dinero proveniente del narcotráfico.

Fariñas diseñó cuatro rutas para trasegar la droga que hacía ingresar por puntos ciegos de la frontera sur, y que luego entregaba en la frontera con Honduras al grupo denominado “Los Charros”, utilizando para ello a “mulas humanas”, que cargaban en mochila los kilos de droga, refirió el fiscal Morazán.

El representante del Ministerio Público también dijo que al final del juicio demostrará que todos los otros acusados, entre los que sobresalen el exmagistrado suplente del Consejo Supremo Electoral, CSE, Julio Osuna Ruiz, y el empresario Guillermo Terán Caldera, son responsables de los delitos imputados en su contra.

Horas antes de que iniciara el juicio llegó a los Juzgados la presidenta de la Corte Suprema de Justicia, Alba Luz Ramos, quien dijo que “el pueblo de Nicaragua puede confiar que en este caso se va a hacer justicia, guardando las garantías del debido proceso”.

Fariñas: Temo por mi vida

Durante un receso decretado por la autoridad judicial, Henry Fariñas dijo a los periodistas que teme por su vida, porque de manera inesperada fue trasladado de la Cárcel Modelo de Tipitapa a las celdas de la Dirección de Auxilio Judicial, DAJ.

Fariñas también se quejó de que no le había sido permitido consumir alimentos durante todo el día.

El diálogo entre el otrora promotor de espectáculos y los periodistas fue interrumpido por la jueza Adela Cardoza, quien ordenó a la Policía retirar a los reos de la sala donde se realizaba el juicio.

Por su parte, los abogados defensores expresaron en su mayoría que al final del juicio --que apenas inició la tarde de ayer, y que continuaba hasta el cierre de la presente edición con el testimonio del primer testigo propuesto por la Fiscalía-- demostrarán que sus representados no tienen vinculación con los hechos que les imputan el Ministerio Público y la Procuraduría General de la República, PGR.

Harold Contreras, defensor de Isladier Reyes González, emplazó al Ministerio Público para que en el juicio demuestre lo que afirma en las tres acusaciones acumuladas en un solo expediente, que consta de casi 3,500 folios.

“Una cosa es decirlo; ahora tendrán que demostrarlo”, afirmó el abogado Contreras, agregando que la misma prueba ofrecida por el Ministerio Público va a demostrar la no culpabilidad de su representado.

Carlos Javier Chavarría, quien defiende a los hermanos Henry, Pedro Joaquín y Karla Fariñas Fonseca, además de Hugo Jaén, dijo que la acusación fiscal contra sus representados es “producto de conjeturas e imaginaciones policiales”.

La audiencia de apertura de juicio despuntó con el nombramiento de Ramón Rojas Méndez como nuevo defensor de los reos Norlan Taisigüe Reyes y José Díaz Sarmiento, en sustitución del abogado Róger Ramírez Tórrez, quien a eso de las 11 de la mañana pidió la reprogramación del juicio por segunda vez, alegando problemas de salud.

Extremas medidas de seguridad

Como estaba previsto, el juicio inició bajo extremas medidas de seguridad sin precedentes en la historia judicial, que incluyó la presencia de casi un centenar de policías de distintas especialidades, y de francotiradores sobre el techo del Complejo Judicial.

Roberto Larios, vocero la Corte Suprema de Justicia, dijo que más de 100 periodistas, entre ellos 30 de agencias internacionales de noticias, se acreditaron para cubrir el juicio que inició la tarde de ayer.

Entre las medidas de seguridad también está el hecho de que los periodistas pasaron por una doble revisión. La primera era en un control en la entrada, la segunda, la revisión con detector de metales.

Las cámaras fotográficas y de vídeo, los computadores portátiles y grabadoras, eran revisadas por la Policía de manera minuciosa en un segundo cordón de seguridad, y luego, en la entrada al pasillo que conduce a la sala acondicionada para el juicio, había un tercer cordón de seguridad.

Larios explicó que las medidas de seguridad serán las mismas durante todo el juicio, el que se reanudará hoy a partir de las nueve de la mañana con el testimonio de otro testigo.

Usarán testigo oculto

Por primera vez en la historia judicial de Nicaragua, en este caso se utilizará la figura del “testigo oculto”, que consiste en que algunas personas que lleguen a declarar contra los procesados, lo harán con una capucha que les cubrirá la cabeza, para evitar que sean reconocidos y sufran algún tipo de represalia.