• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

De acuerdo a fuentes policiales, militares y civiles, la falsa caravana de la televisora mexicana Televisa, en la que se movilizaban los 18 mexicanos disfrazados de periodistas, había estado ingresando de Honduras a nuestro país desde el 2010, para luego dirigirse a Costa Rica por el puesto fronterizo de Peñas Blancas, donde un rivense les realizaba los trámites migratorios para cruzar al vecino país del Sur.

Esta versión coincide con la del jefe del Ejército, general Julio César Avilés, quien señaló que las 18 personas que venían disfrazadas como parte de un equipo periodístico de Televisa, ya habían ingresado en ocasiones anteriores a Nicaragua, usando unidades móviles con el logotipo de la cadena mexicana de televisión.

Antes de ser descubierta, la falsa caravana fue divisada por última vez en la frontera sur hace tres meses, cuando transitaban en el tramo de la Carretera Panamericana sur, ubicada entre La Virgen y Sapoá, en dirección a Costa Rica.

Tal versión la confirmó el coronel Giovanni Pérez, jefe del IV Comando Militar del Ejército de Nicaragua, quien relató que de manera personal se encontró la caravana de las seis unidades móviles en la carretera cuando se dirigían rumbo a Costa Rica y quiere decir que ha estado sucediendo de manera constante. A través de Migración y Aduana hay que cotejar cuántas veces han entrado y salido del país”.

El jefe militar añadió que personal de Inteligencia de la Policía ya está detrás de esta información, para determinar con exactitud los movimientos migratorios de las falsas unidades móviles de Televisa y sus ocupantes.

Un reportero gráfico que hace varios años laboró para un noticiero de la cadena mexicana de televisión, dijo que vio hace tres meses los vehículos con los logos de Televisa estacionados en las afueras de un hotel de Managua.

Periodista de END habló con jefa de banda

Un periodista que ahora labora para El Nuevo Diario relató que en julio del año pasado, cuando se llevaba a cabo un tranque en el empalme de Sébaco por parte de los llamados “No Pago”, la caravana con los falsos periodistas de Televisa pasó por Managua, y una de las camionetas chocó con otro vehículo cerca del restaurante Mama Naya, en Tipitapa.

Agregó que cuando quiso hacer una foto del choque, la jefa del grupo, identificada como Raquel Alatorre, les pidió que no hicieran ninguna fotografía para evitar que la cadena mexicana de televisión tomara represalias contra ellos.

“Como Pedro por su casa”

En declaraciones al diario La Tribuna, de Honduras, el vocero de la Policía de ese país, Héctor Iván Mejía, aseguró que los falsos periodistas mexicanos pasaron por su país “como Pedro por su casa” por consideración a la prensa.

“Por consideraciones a la prensa no fueron detenidos los supuestos mexicanos que pasaron por Honduras con aproximadamente siete millones de dólares de presunto lavado de activos”, dijo Mejía.

Los supuestos periodistas mexicanos pasaron a Nicaragua por la aduana terrestre de Las Manos, en el departamento de El Paraíso, unos 200 kilómetros al oriente de Tegucigalpa.

“Vamos al otro extremo, si hubiesen sido de (la empresa) Televisa, andan trabajando y los bajamos del vehículo para revisar los artículos que llevaban nos habrían acusado que Honduras les estaba impidiendo el ejercicio de su profesión”, planteó Mejía en sus declaraciones a La Tribuna.

Agregó que de ahora en adelante se implementarán medidas para que los policías hondureños no sean sorprendidos con argucias de los narcotraficantes, y esto podría aplicarse a los vehículos que ingresan al país con placas diplomáticas.

Los 18 detenidos se movilizaban en seis camionetas Chevrolet con los logotipos de Televisa, y en las que además portaban modernos equipos de televisión y satelitales para la intercepción de comunicaciones, de radio, según la información policial.

Todos fueron acusados en el Juzgado Quinto de Distrito Penal de Audiencia de Managua por los delitos de lavado de dinero y crimen organizado, y permanecen con prisión preventiva.

El Gobierno de México informó que está investigando las verdaderas identidades de los falsos periodistas (ver nota aparte), ya que según las informaciones que han circulado, dichos sujetos habrían usurpado los nombres de otras personas.